Los papás siempre deben estar presentes

Los papás no podemos controlar la conducta de los hijos, solamente influimos en ella, de otra forma se llegaría a un camino de maltrato.

14/06/2013 2:56
AA

El papá debe establecer límites y autoridad, pero no ser autoritario, dijo en SUMEDICO Radio el licenciado Vidal Schmill Herrera, especialista en desarrollo humano y comunicación familiar, al señalar que es imposible encasillar a los padres en tipos específicos. Influencia del papá en la salud emocional de los hijos (Video)

Al respecto, señaló que aún si un padre llega a caer en actitudes autoritarias, eso no lo convierte en una persona así, ya que no está exento de tener esas y otras actitudes durante su vida, e hizo hincapié en la importancia de romper con los estereotipos tradicionales sobre los papás.

Explicó que la “P” de padre, debe ser también de presencia, ya que es importante que, aun si está separado de su pareja, el papá debe estar presente, saber en qué anda su hijo, estar interesado en sus cosas y sus intereses, “cosas y atenciones que hablen de un acercamiento real”, señaló.

¿Soy buen o mal padre?
El especialista señaló que si bien es imposible medir si uno es buen o mal padre, sí existen algunos indicadores, reflejados en los hijos, que pueden, de alguna manera, calificar dicha situación y el rendimiento del papá.

Tres rasgos en específico, que son:

  • Saber si el hijo está convirtiéndose en una persona de bien, que tenga criterio ético para tomar decisiones en su vida, así como convivir de forma civilizada, que no sea cruel, que cuando crezca no se convierta en un criminal, que sea una persona que construye en la sociedad en la que vive.
  • Saber si el hijo sabe socializar, si puede vincularse con los demás de forma saludable, si tiene capacidad amorosa, si es capaz de dar y recibir afecto, porque esto influirá en su futuro, en sus relaciones de pareja y en las relaciones con sus hijos.
  • Saber si el hijo tiene proyecto de vida que le permita tener sentido y significado a su vida.

Al mismo tiempo, indicó que si un padre detecta que alguno de estos criterios no se cumple, no es necesario acudir por ayuda profesional, ya que se trata de problemas de hábitos que pueden manejarse, y no de patologías.

“El niño no debe sentirse desprotegido, Freud dice que ‘ninguna necesidad es tan importante durante la infancia que la necesidad de sentirse protegido por un papá’. Un niño que se siente protegido va a presentar menos dificultades, aunque eso no significa que no tendrá otros problemas, pero inclusive la protección del papá puede apoyar a la mamá para que ella haga la labor de crianza”, aunque señaló que el papá también debe involucrarse en dicha labor, porque la crianza y el acompañamiento son necesarios para los hijos, inclusive para las niñas, que “en particular, requieren mucho apoyo afectivo del papá”, indicó.

Señaló que cuando se habla de seguimiento educativo no se hace referencia punicamente a ver la boleta de calificaciones, ya que debe haber contacto, “abrazo, apapacho, que el hijo se sienta amado incondicionalmente y no en función de sus logros, pero tampoco se va a permitir que haga cosas mal”, no obstante, aseguró que “el amor no debe ser condicionado”.

Otro rasgo importante para la labor del padre, de acuerdo con el especialista, es velar por la salud de sus hijos, pero no sólo en el aspecto de salud, hábitos y alimentación, sino también poniendo el ejemplo, sin dar ejemplos de malos hábitos, ya que los padres “podemos servir de referente en los criterios mencionados anteriormente”, aunque sí dejó en claro que la labor del padre es influir, no determinar.

Porque “los papás no podemos controlar la conducta de los hijos, solamente influimos en ella, de otra forma se llegaría a un camino autoritario o de maltrato”, señaló.

Padres ausentes
Otro gran problema que puede fracturar la relación entre un padre y sus hijos es la ausencia de aquél, la cual, de acuerdo con Vidal Schmill, debe ser comunicada al hijo sin dar detalles que a él no le conciernen.

“Se explica que el papá no está, pero no metes más información de la que el niño necesite, porque empieza un proceso de alienación parental si se habla mal de la ex pareja”, indicó, y afirmó que, en todo caso, la propia relación con el papá tiene que resolverla cada hijo, y no la mamá que se quedó con ellos.

Finalmente, señaló que el padre debe dar lo que es, antes que lo que tiene, “es decir, no se trata sólo de pagar la cuenta, se trata de estar también para platicar”, y señaló que no es correcto que el padre se sienta también madre y viceversa, ya que son situaciones que solamente pueden vivir ellos individualmente.

“La presencia determina tu verdadero nivel de compromiso con los hijos, eres más hombre y más varón en la medida que estás presente, eres responsable y estás involucrado realmente en la vida de tus hijos”, concluyó.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: