Los riñones crean reservas de energía eléctrica

Al estudiar al pez cebra, encuentran cómo los iones del sodio absorben, los productos de deshecho de las células y ahorran energía.

26/03/2014 6:11
AA

Científicos de la Clínica Mayo y del Instituto Tecnológico de Tokio realizaron un estudio en el que compararon la biología del pez cebra y del ser humano y encontraron que ambos tienen una manera similar de procesar el sodio para adquirir algunas reservas de energía eléctrica. Se trata de procesos de bioquímica que ocurren en las agallas del pez y en los riñones de los humanos. En ambos casos, el protagonista es el sodio.

El sodio es una molécula abundante en las sales y que tiene iones, es decir que algunas de sus moléculas pueden tener un electrón extra y por lo tanto tienen una carga eléctrica y no son neutros. Esos iones del sodio  pueden constituir una reserva de energía para los peces y para los humanos si no se les desecha totalmente por medio de la orina.

Los científicos dicen que el descubrimiento de cómo pasan los iones de sodio a través de las agallas del pez cebra puede ser la clave para entender al riñón humano.

Reservas de energía

Según el estudio, publicado en la Revista Americana de Fisiología Regulatoria, Integradora y Compartiva,  existe una proteína que se encarga del intercambio de gases en las agallas del pez, llamada NHE3. Ésta se encarga de controlar los iones de sodio e hidrógeno a lo largo de las agallas del pez.

“La importancia de esto radica en que los peces tienden a imitar el proceso humano. Esa es la maravilla de la fisiología comparativa: muchos órganos funcionan mediante procesos bastante similares, incluso hasta el punto de la transferencia iónica”, explicó el doctor Michael Romero, fisiólogo de la Clínica Mayo que trabaja en nefrología.

En este caso, la proteína permite absorber los iones de sodio de la orina en formación y simultáneamente elimina los productos de desecho de las células de funcionamiento normal, manteniendo así el equilibrio corporal y fungiendo de sistema ahorrador de energía. Los científicos dicen que la misma proteína NHE3 desempeña una función similar en el intestino, páncreas, hígado, pulmones y sistema reproductor.

Las agallas de los peces fungen como un sistema de transporte: los iones de sodio son nutrientes y el amonio elimina los desechos. Se trata de un proceso clave que permite al pez cebra extraer iones de sodio del agua fresca.

En los humanos, si bien el NHE3 participa en el sistema de control de desechos ácidos del riñón, no se había analizado bien ese proceso en los seres humanos.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: