Lunares rojos pueden ser hereditarios

Los lunares rojos son complicados cuando aparecen en rostro o extremidades, pero con tratamiento se soluciona el problema.

04/06/2012 10:52
AA
Los lunares rojos son padecimientos que se presentan en pacientes con antecedentes congénitos, son hereditarios, y otros son lunares capilares del lactante, que son benignos y desaparecen en el primer año de vida, dijo en SUMEDICO Radio el doctor Juan Colín Fuentes, miembro del Consejo Mexicano de Dermatología. 
 
(Escucha aquí la primera y segunda parte de la entrevista)
 
El especialista señaló también que existen lunares planos que sí son de cuidado, porque pueden traer como consecuencia algunas alteraciones neurológicas óseas, entre otras.
 
“El hemangioma capilar de la lactancia es benigno, pero los hemangiomas con alteración capilar linfática pueden poner en peligro la vida del pequeño hasta en un 30 por ciento”, explicó. 
 
Cuando un lunar es peligroso, es importante saber cómo reconocerlo, y el especialista explicó que los lunares aparecen de diversas formas, como los nevus flammeus, que se desarrollan en extremidades en un 35 por ciento, en cara y cuello hasta un 50 por ciento, y se asocian a síndromes como el de Sturge-weber, que provoca alteraciones en el globo ocular, los músculos de la cara, crisis convulsivas, retraso mental. 
 
“Es importante diagnosticar temprano, con estudios de resonancia magnética y la composición de un equipo integral que incluya a neurólogo, ortopedista, oftalmólogo, dermatólogo. El síndrome de Kepler, que también está relacionado, puede provocar incapacidad para caminar y compromete un futuro problema ortopédico. Finalmente, si este problema se asocia a la espalda, puede haber alteraciones en la médula espinal porque los nervios resultan comprometidos”, explicó. 
 
El médico también refirió que las lesiones que aparecen en el rostro, dependiendo de la edad, son manchas rubí, lunares rojos milimétricos, y las telangiectasias, que cuentan con ramificaciones, son estigmas de insuficiencia hepática, “estas lesiones se tratan con láser, pero lo más importante en todos los casos es buscar la causa etiológica”, refirió, sobre todo si se tienen más lesiones de forma súbita. 
 
Sobre los lunares que aparecen en la planta del pie, el médico indicó que se trata de lunares de origen melanosítico, por lo que ante la aparición de uno de ellos recomienda acudir con un dermatólogo “porque esas lesiones en México tienen una incidencia de melanoma acral y se trata de un tumor maligno, el cual, con el roce, puede degenerar en un problema muy peligroso”. 
 
Respecto a la diferencia que existe entre lunares rojos y oscuros, el doctor Colín Fuentes refirió que la complicación de los lunares rojos es cuando se encuentran en el rostro o las extremidades, pero si se tratan a tiempo el paciente tiene una buena calidad de vida. 
 
“Los lunares rojos no son agresivos, a diferencia de los oscuros que sí lo son”, señaló. 
 
Finalmente indicó que cuando se trata de hemangiomas, la exposición al sol no se relaciona, no obstante, es diferente para las manchas rubí. 
 
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: