México resguarda miles de cepas microbianas

Los microorganismos resguardados en el Cinvestav tienen utilidades como el desarrollo de fármacos, la purificación de agua y tratamiento de metales.

29/01/2013 11:06
AA

El Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) resguarda la colección de cepas microbianas más grande del país, las cuales tienen diversas funciones como, por ejemplo, purificar el agua residual, mantener un control de plagas, desarrollar medicamentos, y para la obtención de metales preciosos.

La colección de cepas microbianas del Cinvestav alcanza la cifra de tres mil 500 organismos y está compuesta por aportaciones de diversas ramas como la tequilera, vitivinícola, lácteos, panificación y las farmacéuticas, explicó  explicó Jovita Martínez Cruz, quien se encuentra al frente del resguardo de esta colección.

Martínez Cruz explicó que los microorganismos tienen diversos usos, por ejemplo: la producción de bebidas alcohólicas; así como el desarrollo de medicamentos a base de hongos, levaduras o bacterias; la fabricación de alimentos como yogurt y queso, que son productos que se basan en los microorganismos.

No obstante, a pesar de que las cepas son utilizadas en muchas ramas, de acuerdo con Martínez Cruz, “los investigadores seguimos tratando de averiguar en qué más se pueden emplear estos microorganismos, que requieren de cuidados extremadamente especiales para que no pierdan sus propiedades o no se contaminen”.

Señaló también que es poca la información que llega a la gente sobre este tipo de microorganismos, los cuales están compuestos por bacterias, hongos filamentosos, levaduras, microalgas, y algunos protozoarios.

Respecto a la complejidad de su tratamiento, la especialista indicó que “no es lo mismo conservar una bacteria que pertenece a un grupo de microorganismos menos evolucionada en comparación a una levadura o microalga que son seres más avanzados”.

Explicó que los científicos tienen la obligación de depositar el material microorgánico que emplean en sus investigaciones en el registro de la Federación Mundial de Cultivos Microbianos (WFCC), para que los experimentos puedan reproducirse por la comunidad científica y avalar  las publicaciones que se generen. (Fuente: Cinvestav)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: