Madame Bovary: el síndrome que impide ser feliz

Ser adicto al romance y no disfrutar lo que se posee, son algunos sintomas

04/07/2016 12:26
AA

Cuando Gustavo Flaubert publicó la primera entrega de Madame Bovary en 1856, nunca imaginó el éxito y polémica que podría desatar, ni mucho menos que su obra sería la inspiración para el término “síndrome de Madame Bovary”, una extraña condición que afecta principalmente a las mujeres.

Madame Bovary fue una mujer de la burguesía francesa atrapada en un matrimonio que la hacía infeliz, además de que no toleraba las exigencias que tenía que vivir por su estatus social, por lo que de un momento a otro, decidió buscar aventuras amorosas para ser feliz y sentirse llena, sin embargo, al final, nada salió como ella esperaba.

El término del síndrome de Madame Bovary fue utilizado por primera vez en 1982 por el filósofo Jules de Gaultier, en su estudio “Le Bovarysme, la psychologie dans l’ouvre de Flaubert”

En él, describe que las personas con el síndrome poseen los siguientes síntomas:

  • Son adictas al romance: siempre están en la búsqueda de un amor ideal y romántico para tener la perfección que han visto y leído a lo largo de toda su vida.
  • Tienen un desajuste cognitivo: no disfrutan lo que poseen ni lo que son porque están inmersas en una ilusión romántica que nunca llega a cumplirse.
  • Viven con frustración y astenia: cuando viven un momento de felicidad, al poco tiempo experimentan la insatisfacción, sin importar los sentimientos que hayan tenido antes o lo que hayan producido en los demás.
  • Persiguen relaciones imposibles: optan por las relaciones imposibles porque no son capaces de mantener una real. Por ello, se cae infidelidades o relaciones que pongan en riesgo todo lo que son y tienen.

Una de las posibles razones por las que surge este síndrome en las mujeres es por el abandono o sobreprotección en la niñez, lo que aumenta la necesidad de atención excesiva por parte de los hombres.

Sin embargo, el padecimiento no es exclusivo de las mujeres, ya que muchos hombres también pueden padecerlo, solo que anteriormente no se divulgaba.

Cuando el término fue implementado, no resultaba extraño que las mujeres vivieran en un mundo de ilusiones sobre su vida sentimental porque anteriormente no podían aspirar a otra cosa como una carrera o estudios, por lo que se consideraba que ellos no podían ni debían sufrirlo.

Actualmente, los cambios de pensamiento han evidenciado que los viejos síndromes influyen en ambos géneros.

(Con información de Supercurioso.com)

 


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: