Mala alimentación provoca más de siete mil muertes

Investigadores señalaron que de continuar los hábitos alimenticios actuales, a mitad del siglo se presentaran más enfermedades y muertes.

16/10/2015 10:53
AA

Los investigadores Santiago Capraro, Laura Antonieta Moreno Altamirano, Dewi Sharon Hernández Montoya y Guadalupe Soto Estrada, de la UNAM, señalaron que de mantenerse la ingesta hipercalórica y la inactividad física actuales, México tendrá mediados del siglo XXI una población envejecida y enferma, además de un sistema de salud sobrepasado por la demanda.

El equipo de expertos presentó los resultados de una investigación conjunta sobre problemas como diabetes, obesidad y patrones de alimentación en y su transición alimentaria, doble carga de malnutrición, así como los cambios observados de 1961 a 2009 y el aumento de casos de diabetes tipo 2.
 
De acuerdo a información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de 2012, los investigadores establecieron que siete mil 730 muertes, se debieron a la desnutrición calórico-proteica, lo que representa el décimo lugar como causa general, equivaliendo al 1.5 por ciento de las muertes en general. En menores de un año, este factor ocupó el noveno sitio, ya que se presentaron más de cuatro muertes por cada 100.
 
En relación a la diabetes, los investigadores observaron una curva ascendente en la mortalidad en los últimos años, los cuales pasaron de casi 30 por cada 100 mil habitantes en 1990 a más de 70 en 2012, siendo las mujeres las principales afectadas.
 
Desde 1997 se ha observado un aumento importante de la enfermedad, al grado que en el 2000, la diabetes tipo 2 se posicionó como la primera causa de muerte en el país.
 
Sobre la cantidad de kilocalorías que una persona ingiere al día, los expertos consideraron tres etapas: 1964-1974, 1975-1988 y 1989-2009; en las cuales encontraron que los alimentos que más se consumieron fueron el maíz, trigo y azúcar.
 
En el primer período, el frijol ocupaba el cuarto sitio con un 5.8 por ciento, sin embargo, posteriormente fue desplazado por los aceites vegetales que se utilizan para elaborar frituras sin valor nutrimental.
 
A rasgos generales, se observó que los alimentos tradicionales como cereales, raíces, tubérculos, leguminosas, frutas y hortalizas, disminuyeron drásticamente hasta aproximadamente en un 4.6%, a pesar de que la FDA recomiende que debe ser como mínimo un 7%.
 
“Es más fácil conseguir alimento chatarra que saludable, la comida rápida se abarata mientras las frutas y verduras se encarecen y en muchas comunidades es más fácil beber refresco que agua. Todo ese deterioro alimentario ha repercutido en la salud, nutrición, desarrollo intelectual y social en el país”, alertaron.
 
Ante esto, indicaron que la inactividad y el sedentarismo emporan el panorama, ya que más de la mitad de los mexicanos, no realza ningún ejercicio físico, especialmente los niños quienes prefieren sentarse frente al televisor en promedio, por cuatro horas y media.
 
De seguir esta situación, señalaron que a mitad del siglo XXI, el país tendrá una población envejecida y enferma, con una demanda médica incosteable.
 
(Con información de DGCS UNAM)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: