Mala nutrición provoca mal descanso

Estudio encontró que lo que comemos nos causa efectos en el sueño, tener dietas más variadas ayudan a descansar mejor.

12/02/2013 4:58
AA

 De acuerdo con una nueva investigación publicada en Appetite, realizada por investigadores de la Universidad de Pensilvania, y encabezada por Michael Grandner, profesor de psiquiatría y miembro del Centro de Neurobiología del Sueño y Circadiana de la Facultad de Medicina Perelman, hay ciertos nutrientes podrían desempeñar un rol en la duración del sueño.

Con base en esa premisa, los investigadores hallaron que las personas que consumen una amplia variedad de alimentos, son quienes tienen patrones de sueño más sanos, y esto se debe a que una mayor variedad de alimento, conforma una dieta más saludable en general.

El científico indicó que hay varias observaciones sobre las repercusiones que tienen los alimentos en el sueño, pero no había ningún estudio previo que lo confrontara, “en general, sabemos que los que reportan entre siete y ocho horas de sueño por noche son los más propensos a experimentar una salud y un bienestar globales mejores”, anotó Grandner, “así que simplemente planteamos la pregunta de si había diferencias en la dieta entre los que reportaban unos patrones de sueño más cortos, más largos, o estándares”.

Para llegar a esas conclusiones, Grandner y sus colegas analizaron datos de la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición de Estados Unidos realizado entre 2007 y 2008, y hallaron que los que dormían poco (de cinco a seis horas por noche) consumían la mayor cantidad de calorías, seguidos de los que tenían un sueño normal (de siete a ocho horas), los que dormían muy poco (menos de cinco horas), y los que dormían mucho (nueve o más horas).

Otro de los hallazgos del estudio fue que una dieta bien equilibrada o con gran variedad ayudaba a dormir más y mejor, mientras que un sueño muy corto se asoció con una menor ingesta de una sustancia llamada licopeno (que se halla en los alimentos de color rojo y naranja, como los tomates), de carbohidratos totales y de agua de la llave.

Un sueño corto se asoció con una ingesta más baja de vitamina C, agua de la llave, selenio (un mineral que se halla en los frutos secos, la carne y los mariscos) y una ingesta más alta de unos nutrientes hallados en las verduras de hojas verdes (llamados luteína y zeaxantina).

Un sueño de larga duración se asoció con una menor ingesta de una sustancia que se halla en el chocolate y el té (llamada teobromina), una grasa saturada llamada ácido dodecanoico, la colina (que se halla en los huevos y en las carnes grasas), carbohidratos totales, y una mayor ingesta de alcohol.

“En general, las personas que duermen de siete a ocho horas cada noche difieren en cuanto a la dieta, en comparación con las que duermen menos o más”, apuntó Grandner. “También hallamos que un sueño de duración corta o larga se asocia con una menor variedad de alimentos. Lo que aún no sabemos es: ¿si las personas alteraran la dieta, podrían cambiar su patrón general de sueño?”.

El investigador afirmó que ahora falta investigar si al modificar la dieta se pueden alterar los patrones de sueño o si es el patrón de sueño el que determina la dieta de las personas, porque un mal sueño se asocia más con problemas de obesidad y enfermedades cardiovasculares.

Grander afirmó que las personas que duermen poco también tienen otros riegos de salud y si al modificar la mezcla de nutrientes y calorías se logra un mejor sueño, también podría incidirse positivamente en las demás áreas de la salud y reducir factores como la obesidad y el sobrepeso. (Univisión)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: