Malaria proviene de gorilas, no de chimpancés señala estudio

El nuevo descubrimiento podría ayudar a los científicos a desarrollar medidas para acabar con la enfermedad.

10/01/2011 3:40
AA

Científicos han dado un gran paso para determinar el origen de la malaria. La enfermedad, que se pensaba había sido  transmitida a los humanos por chimpancés a través del Plasmodium falciparum, proviene en realidad de los gorilas.

En el mundo, la malaria causa cinco millones de muertes al año y entender el origen del parásito que la provoca puede ayudar a formar medidas para enfrentar la enfermedad.

La investigación dirigida por Beatrice Hahn, de la Universidad de Alabama, en Birmingham, señala que es posible que el parásito haya saltado una sola vez entre especies, lo que sugiere la rareza de la trasmisión entre especies y que podría ser un buen augurio para erradicar la malaria.

Si se logra acabar exitosamente con el P. falciparum, señala Daniel Jeffares, biólogo evolutivo de la Universidad del Colegio de Londres, podrían pasar cientos de miles de años antes que los simios transmitan otro parásito, aunque como dice Paul Sharp, biólogo evolutivo de la Universidad de Edinburgh, en el Reino Unido, esto podría abrir otro nicho para que otro Plasmodium salte a los humanos.

La importancia de este estudio es que podría ayudar a los científicos a identificar los cambios genéticos que permitieron que el parásito infectara a los humanos.

Jeffares dice que sería relativamente simple y barato muestrear genomas enteros del P. falciparum y sus parientes cercanos. “Se podría analizar todo el genoma y descubrir en dónde se ha estado evolucionando rápidamente”, agrega.

El trabajo consistió en estudiar los parásitos de malaria en simios. De las cinco especies de parásitos transmitidos por mosquitos que causan malaria en humanos, el P. falciparum es por mucho la más común.

Hasta ahora, los científicos creían que el pariente más cercano del P. falciparum era el P. reichenowi, un parásito de los chimpancés (Pan troglodytes), pero los estudios estaban limitados a pocos simios, muchos de ellos en poblaciones cautivas. Se desconocía si las poblaciones salvajes estaban actuando como reserva natural para especies de Plasmodium.

La investigación, publicada en la revista Nature, se basó en poblaciones salvajes de chimpancés, chimpancés pigmeos y gorilas del Africa subsahariana para analizar los genes de parásitos de simios relacionados con el P. falciparum.

El equipo utilizó muestras fecales de bancos de especímenes formados para investigar la evolución del HIV, incluyendo 1,827 de chimpancés, 803 de gorilas y 107 de chimpancés pigmeos. Después, secuenció el ADN del Plasmodium encontrado en las muestras, buscando particularmente ADN mitocondrial, la fábrica de energía de la célula.

Encontraron alto nivel de infección de malaria entre los chimpancés y los gorilas occidentales (Gorilla gorilla), poblaciones que actúan como reserva natural para las especies de Plasmodium, pero ninguna infección entre los gorilas orientales (Gorilla beringei) o los chimpancés pigmeos (Pan paniscus).

El equipo usó las secuencias de ADN mitocondrial para generar árboles filogenéticos, que indican las relaciones entre los organismos con base en el ADN.

El análisis de los investigadores revela que los simios fueron infectados con al menos nueve especies de Plasmodium, tres de éstas nuevas para la ciencia. Con una excepción, las especies parásitas estaban muy emparentadas, pertenecientes al subgénero Laverania, y altamente especializadas en su huésped.

Las muestras de P. falciparum humano incluidas en el estudio estaban más estrechamente emparentadas con los parásitos que infectaron a gorilas occidentales de Camerún, República Centroafricana y República del Congo, y probablemente se originaron a consecuencia de un evento único de transmisión.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: