Malos hábitos en la familia, causa de obesidad

Los padres son responsables de la obesidad o sobrepeso de sus hijos

21/03/2016 8:49
AA

En México, 30 por ciento de la población infantil tiene sobrepeso u obesidad, y los hijos de padres con sobrepeso, tienen hasta 50 por ciento más probabilidades de heredar esa condición.

Desde el embarazo, así como en los primeros meses y años de vida de los menores, se empiezan a dar los problemas de sobrepeso u obesidad, al existir malos hábitos alimenticios en la familia del bebé, aunado a la falta de actividad física.

El especialista Jorge Enrique Ramírez Vázquez, encargado de la Clínica de Obesidad del Hospital Ángeles en la Ciudad de México, señala cuáles son los hábitos y creencias que propician la obesidad en niños.

Durante el embarazo.- Si la madre sube mucho de peso dura porque come altas cantidades de grasas y azúcares, creyendo que debe comer como si fueran dos, sin saber está aumentando el riesgo de que su bebé sea obeso.

En los primeros meses de vida.- La alimentación incorrecta empieza desde el biberón, porque acostumbran a endulzar la leche del bebé y peor si la lactancia materna se sustituye con fórmula. No darles leche materna, es otro factor que ayuda a que los menores ganen peso.

Las falsas creencias.- Es errónea la idea de que un niño “gordito y rozagante” es sinónimo de saludable, o la de que los niños deben acabarse todo lo que se les sirve, esas son situaciones que favorecen el sobrepeso y la obesidad.

La educación.- Si compensamos al niño con un alimento rico en calorías para que deje de llorar, esto va condicionando que el cerebro del niño se acostumbre a esos alimentos y que cada vez los quiera más.

Sedentarismo.- La falta de actividad física de los menores genera un desequilibrio entre lo que comen y las energías que gastan, y al acumular grasa en el cuerpo suben de peso.

En el problema del sobrepeso y obesidad infantil los padres de familia son responsables de esta situación, porque los menores no son quienes realizan la compra de alimentos, ni son quienes los preparan, ni los que determinan las cantidades que ingieren.

Por lo cual, los adultos son quienes deben tener apoyo psicológico y con nutriólogos para que aprendan a preparar alimentos sanos en su casa o elegirlos en la calle.
(Con información de Notimex)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: