Mancera estuvo tres minutos en paro cardiaco

De acuerdo con fuentes del hospital ABC, Miguel Ángel Mancera estuvo en paro cardíaco durante casi tres minutos.

07/11/2014 10:58
AA

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, estuvo en paro cardiaco casi tres minutos, revelaron al portal La Silla Rota fuentes médicas cercanas a la atención que ha sido otorgada en el hospital ABC.

Mancera, indicaron las fuentes consultadas, entró en paro la noche del 31 de octubre pasado, durante la intervención quirúrgica a la que era sometido para atender una arritmia. En el transcurso del procedimiento, el cirujano perforó un ventrículo del corazón de Mancera, lo que derivó en un sangrado que obligó a una operación a corazón abierto. En ese momento, su corazón se detuvo momentáneamente.

“Fue necesario aplicarle RCP (Reanimación Cardio Pulmonar, consistente en masaje intenso y prolongado sobre el músculo cardiaco), y se logró reanimarlo y estabilizarlo después de algunos minutos, quizá tres. Reaccionó rápidamente. Es un hombre joven, en buenas condiciones físicas”, refirió la fuente, que pidió anonimato para contar detalles de la atención aportada al funcionario capitalino y de lo que ha transcurrido en su entorno a partir de que llegó al hospital.

El incidente médico atrajo intentos infructuosos del gobierno federal para trasladar a Mancera al Hospital Militar de la Secretaría de la Defensa Nacional. Y ha incluido dudas sobre si su seguro médico personal cubre esa emergencia y en consecuencia, quién pagará la cuenta del hospital, que puede acercarse al millón de pesos. La fuente consultada aseguró que el propio gobierno federal asumirá el pago.

Para ese viernes 31 de octubre, Mancera sumaba varios días sintiéndose mal, “raro”, cansado y algo decaído, aseguran integrantes del equipo cercano al gobernante. Ya tenía previsto someterse a una revisión diagnóstica para determinar la seriedad de la arritmia que aquejaba su corazón. Ese padecimiento fue del conocimiento del secretario de Salud capitalino, Armando Ahued, quien dio seguimiento al proceso elegido por el jefe de Gobierno de la ciudad.

El médico personal de Mancera, el cardiólogo Carlos Riera Kinkel, prescribió la realización de un cateterismo para disminuir un trastorno que afectaba su corazón. “El procedimiento fue programado en el Inglés (ABC) de Observatorio, pero durante el mismo se produjo la perforación, lo que está dentro de los riesgos. Se pasó a una operación de emergencia, a corazón abierto. La situación se complicó”, dijo el informante. La misma fuente expresó reservas sobre la pertinencia del procedimiento, sugiriendo que el mismo entrañó riesgos innecesarios. “Hay protocolos más modernos”, refirió.

Lo que siguió fue una serie de eventos médicos y políticos que dan cuenta del impacto que puede provocar la enfermedad o muerte de un gobernante.

¿Qué procedimiento se aplicó a Mancera?
En palabras de un médico que pidió anonimato, esto pasó:
“El estímulo eléctrico del corazón se genera en las aurículas, Mancera tenía, digamos, un switch extra que le producía la arritmia. Le hacen un cateterismo para entrar a quemarle ese switch o foco que le causaba un mayor estímulo eléctrico. ¿Cómo? pues el corazón se divide en dos lados, el izquierdo y el derecho y lo rodean cuatro cámaras, las de arriba son las aurículas. Entonces se pasa a un ventrículo, se atraviesa el tabique ventricular y salen de lado derecho hasta la aurícula. Pero cuando retiraron el catéter hubo una fuga de sangre hacia una ‘bolsita’ que rodea el corazón.

“En ese momento entra en paro cardiaco. Sale mucha sangre y el corazón ya no puede latir normal, ahí entra en paro”, explicó.

Cuando Mancera ingresó al ABC ya lo acompañaban sus colaboradores más cercanos y los funcionarios públicos que se ubican como sus amigos.

Al momento en el que se complicó el cateterismo se desencadenaron reacciones que incluyeron una petición del presidente Enrique Peña Nieto, por conducto del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, para trasladar a Mancera al Hospital Militar de la Sedena. El traslado sería en helicóptero o en un operativo por tierra con calles bloqueadas. Se tenían las opciones suficientes para que la operación a corazón abierto la realizaran médicos militares.

Sin embargo, el cardiólogo Riera Kinkel, perteneciente al staff del ABC y encargado de la intervención al jefe de Gobierno, se negó reiteradamente y argumentó que Mancera no soportaría el traslado. Fue un no rotundo a la petición de Los Pinos a hacerse cargo del mandatario capitalino.

Entonces especialistas militares fueron convocados al ABC y se les permitió presenciar el procedimiento, se les dio acceso al expediente clínico y se habló con ellos para cruzar opiniones. Sin embargo, en las presentaciones posteriores de los partes médicos, los doctores militares ya no estaban cerca.

Mancera estuvo en terapia intensiva la noche del viernes y todo el sábado; el domingo lo pasaron a un cuarto de cuidados intermedios en el cual recibió muchas visitas, aseguran que más de 20, entre ellas la de Cuauhtémoc Cárdenas. 
Fue el lunes 3 de noviembre cuando Mancera ya pudo levantarse y sentarse en un sillón “Reposet”.

Los médicos del hospital, dijo la fuente consultada, refieren que aunque el procedimiento fue “duro” para Mancera, su mente está en perfectas condiciones, de ahí la decisión de que él cite a funcionarios y haga conferencias telefónicas con su equipo.

Desde el cuarto de hospital ha tenido reuniones de gabinete; se le enteró de la detención de José Luis Abarca, edil de Iguala prófugo y de su esposa María de los Ángeles Pineda Villa, en Iztapalapa. Héctor Serrano va cada mañana a reunirse con el jefe de Gobierno capitalino y le da cuenta de los pendientes y la agenda del día.

La recuperación de Mancera ha sido exitosa y rápida, y se espera que el fin de semana lo den de alta y entonces siga la convalecencia desde su domicilio particular, pero con el reposo necesario del caso, que podría ser de dos semanas más.

Según los médicos consultados por La Silla Rota no se distingue una negligencia médica, pero sí un protocolo ya rebasado por muchos métodos novedosos y tecnológicos. el cardiólogo Carlos Riera Kinkel

El secretario de Gobierno, Héctor Serrano aseguró que el expediente clínico de Mancera será revisado por expertos, por médicos y peritos especializados a fin de descartar un error humano en el proceso médico de Mancera.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: