Matrimonios felices no controlan su peso

Cuando las parejas se sienten satisfechas con el matrimonio, relajan su peso corporal, investigadores no encontraron una causa específica.

25/01/2013 1:21
AA

No es que la felicidad engorde, pero al estar en un plano de satisfacción provoca que se descuide el control de peso, y por ello las personas tienden más engordar, y esto ocurre cuando los matrimonios están felices.

Por el contrario, varios estudios han encontrado que cuando las personas se divorcian, en su gran mayoría tienden a reducir su peso, señaló la investigadora líder Andrea Meltzer, profesora asistente de psicología y psicóloga social de la Universidad Metodista del Sur, en Dallas.

“Lo que no está tan claro es el rol de la satisfacción matrimonial en el aumento de peso en el matrimonio”, dijo.

Para averiguar qué hay detrás de estas características empíricamente comprobadas, la investigadora siguió a 169 parejas jóvenes. Todos se habían casado en los seis meses anteriores, y se les dio un seguimiento durante cuatro años. En promedio, los esposos tenían 25 años y las esposas 23. En ocho ocasiones, se recolectó información tanto sobre la satisfacción con la unión como del peso.

Al finalizar los análisis encontró que “La satisfacción se asoció positivamente con el aumento de peso”, señaló Meltzer. “Los cónyuges que están más satisfechos tienden a aumentar más peso, y los cónyuges que están menos satisfechos aumentan menos peso”, pero no logro establecer una relación causal.

Meltzer especuló que quizás los que se sienten menos satisfechos con la relación estén pensando en el divorcio. Entonces, quizás intenten mantener el peso ideal para atraer a una nueva pareja.

Al inicio del estudio, los maridos tenían un índice de masa corporal (IMC) de casi 26, lo que se define como un sobrepeso ligero. El IMC promedio de las esposas era de 23, que se define como un peso normal.

“Por cada aumento de una unidad hallado en la satisfacción, ya fuera por parte de la persona o de la pareja, ocurrió un aumento de 0.12 en el IMC cada seis meses, en promedio”, señaló Meltzer.

Por ejemplo, una mujer de 5 pies y 4 pulgadas con 120 libras de peso tiene un IMC de 20.6. Si aumenta media libra, su IMC aumentaría a alrededor de 20.7.

“Es bastante intuitivo, pero nunca se ha documentado”, dijo. “Las personas en relaciones parecen compararse con sus cónyuges, y esas comparaciones parecen conformar cómo se sienten sobre su peso y su cuerpo”.

“Se esperaría que si alguien tiene sobrepeso, se sentiría mal”, apuntó Markey. “Si uno tiene sobrepeso y está en una relación con alguien más delgado, se sentiría mucho peor”.

También halló que las mujeres que reportaban una baja calidad de la relación eran propensas a adoptar estrategias malsanas de gestión del peso, como las dietas extremas.

Para evitar estos desajustes poco sanos en el peso corporal, la investigadora señaló que es necesario que aún luego del matrimonio, sin importar si están o no satisfechos, las parejas se involucren con su salud e inviertan tiempo para mantenerse sanos. (Medline)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: