“Me siento vivo después de donar”

Jorge Aranda, estudiante de medicina y donador regular de sangre, comparte con SUMEDICO su necesidad de ayudar a las personas con ésta acción. n

14/06/2011 11:22
AA

Jorge Aranda, estudiante de medicina, comenta que desde los 17 años de edad sintió la necesidad de donar sangre para ayudar a salvar vidas a través de ese pequeño regalo de amor; su inquietud surgió gracias a las jornadas de donación que había en su antigua escuela.

“Dono sangre dos veces al año porque me gusta, me siento vivo después de la donación, yo lo único que le digo a las personas es que se armen de valor porque las agujas son grandes, pero salen rápido”.

Aunque algunas personas pueden sentirse mareadas, unos minutos, después de la donación “a mí nunca me ha dado ningún malestar”, afirma Jorge y dice que lo único que hay que hacer es contestar un cuestionario, permitir una muestra de tres mililitros para verificar que todas las células estén sanas y luego donar una bolsa de 250 mililitros. 

Más sangre, más vida

¿Sabías que fue en 2004 cuando la Organización Mundial de la Salud aceptó el día Mundial del Donador de Sangre, varias instituciones hospitalarias se fueron adhiriendo a este programa de donadores voluntarios?

Actualmente la demanda de sangre está por encima de la que existe en las reservas de unidades médicas, por ello,  cuando una persona necesita una trasfusión, sus familiares y conocidos se ven “obligados” a donar sangre, sin embargo, esto debería ser considerado como un regalo de vida y no como una obligación.

Cuando en 2005 Medica Sur se integró al programa de donadores voluntarios y abrió su banco de sangre para todo aquel que quisiera regalar un poco de vida, se logró incrementar las reservas de unidades de este líquido vital.

De acuerdo con datos de este hospital, al año se recolectan dos millones de unidades de sangre en todo el país, lo que equivale a menos del 2% de la población, y de estos, sólo el 4% es de donadores voluntarios y recurrentes.

Por ello, el doctor Jorge Hernández, director médico del hospital dice que “regalar sangre es regalar vida, lo que se traduce en una generosidad intrínseca de alguien que posee un espíritu de amor”, pues sólo con esta actitud será posible salvar más vidas y se podrá tener la garantía de que hay suficiente sangre segura en las reservas de los bancos de sangre.

Por su parte el doctor. Héctor Baptista, jefe del Banco de Sangre del mismo hospital,  indicó que el donar sangre es “un regalo de amor que se comparte con alguien que no conocemos y nos da el verdadero espíritu de mexicanidad”.

Al finalizar la inauguración de este importante día para la salud, el doctor Baptista  felicitó y entregó reconocimientos a quienes llevan un año o más donando voluntariamente sangre;Entre ellos se encuentran los donadores:Laura Altamirano Vásquez; Marcelo Arriaga Ávila; Miguel ángel Barradas Ramírez; Paola de la fuente Rodríguez;  Joaquín Flores Bravo; Mauricio Lanfredi;  Cynthia, Diana, Raquel y Víctor Raúl Martínez Reyes; y Jorge Aranda.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: