Mejor nivel educativo, mayor esperanza de vida

El Instituto Nacional para la Educación de los Adultos asegura que cuando mejore la educación en ciertas regiones, éstas producirán riqueza.

30/04/2010 11:38
AA

El director del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) , Juan de Dios Castro Muñoz, señaló que sólo a través de la educación mejorará la situación económica de los mexicanos en pobreza y no regalándoles despensas, cemento o medicamentos.

Al inaugurar la Reunión de Balance de Acciones de Mejora entre la Asociación del Banco de Alimentos (AMBA) y el INEA, Castro Muñoz dijo que sólo cuando mejoren los niveles educativos en regiones como Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán, estas entidades producirán riqueza.

Agregó que el alto nivel de instrucción escolar es la gran diferencia entre entidades del norte del país, como Nuevo León, donde el promedio de vida del mexicano es de 82 años de edad y del que habita en Chiapas, cuya esperanza de vida es de 42 años.

El director general del INEA planteó que esa disparidad impacta de manera decisiva en el ámbito económico, pues mientras en el Distrito Federal el ingreso del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita es de 20 mil dólares anuales, en Chiapas es de menos de cuatro mil dólares.

La ciudad de México, refirió el funcionario, es la entidad que produce más riqueza en el país, debido a que el nivel educativo de su gran población es el más alto del territorio nacional.

En entrevista al término del acto, Castro Muñoz destacó la importancia del encuentro pues comentó que es a través de los servicios que presta la AMBA como muchos adultos se incorporan a los servicios del INEA para concluir sus estudios de primaria o secundaria.

Dio a conocer que las personas que se forman para adquirir alimentos a bajo costo, a través de los bancos de alimentos, son atraídos por personal del INEA para tomar asesorías educativas, pero además son quienes menos abandonan sus estudios.

Dicha asociación, precisó, atiende a un millón de personas y el INEA aspira llevar estudios de nivel básico a 35 por ciento de esos beneficiarios, es decir, 350 mil adultos, con lo que se pretende elevar el nivel educativo de las comunidades más pobres del país.

Refirió que de los seis millones de personas analfabetas, un millón 400 mil son indígenas, sector de población en donde existen 365 variantes linguísticas, lo que dificulta más la labor del INEA, pues sólo puede crear materiales didácticos para 50 lenguas.

Señaló que a esto se suma que los adultos mayores de 50 años tienen mayor resistencia a ser alfabetizados y que enseñar a leer y escribir a un indígena es un proceso largo que dura 24 meses, mientras que esto mismo en un hispanohablante tarda ocho meses.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: