Mejor sueño ayuda a mayor desarrollo

Horarios fijos para dormir permiten a los niños alcanzar un sueño profundo que favorece mayor capacidad de aprendizaje

09/06/2010 8:58
AA

 Horarios fijos para ir a dormir, con horas determinadas para un descanso profundo y confortable, ayudan a que los niños alcancen un mayor rendimiento escolar, revelan investigaciones de Estados Unidos.

Esto puede resultar muy benéfico para la población infantil en México, donde alrededor del 20 por ciento de los pacientes con trastornos del sueño son niños, es decir aproximadamente 80 mil menores no pueden tener un buen descanso lo que les provoca un severo deterioro en sus actividades escolares e incluso de diversión.

Así lo revela un estudio de la Clínica del Sueño de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), donde se apunta que los niños que no duermen bien se caracterizan por un sistema inmune débil; problemas serios de concentración y aprendizaje; manifestaciones de agresión e intolerancia.

Al respecto, el investigador y actual rector de la UAM Iztapapa, Javier Veláquez Moctezuma, indicó que entre otras consecuencias, los infantes registran bajo rendimiento escolar, dificultades para socializar y conflicto en el ámbito familiar.

La mayoría de los menores de edad atendida en la Clínica presentaba parasomnias, sonambulismo y terrores nocturnos, que ocurren en las etapas más profundas del sueño.

Una de las causas principales de estas deficiencias, es la falta de cuidado para que los niños vayan a una hora adecuada a dormir, pues generalmente tienen el mismo horario de los adultos, quienes además realiza diversas actividades en las noches, como limpiar la casa o ver televisión, con lo que hacen un ruido que impide al menor alcanzar un sueño profundo.

Estudios médicos han revelado que para contrarrestar los daños a los menores, e incluso conducirlos a un mayor desarollo, es recomendable acostarlos
a una hora fija y dormir lo suficiente.

Los niños que tenían una hora fija para acostarse a la edad de 4 años puntuaron más alto en una serie de pruebas, incluyendo algunas que medían las habilidades para leer y escribir y para las matemáticas.

Acostarse temprano y las normas de los padres sobre mantener las rutinas de sueño también se asociaron con puntuaciones más altas en las medidas de desarrollo.

La American Academy of Sleep Medicine sugiere que los niños preescolares deben dormir al menos 11 horas cada noche.

Los niños que dormían menos horas obtuvieron puntuaciones más bajas en las pruebas, de acuerdo con la autora del estudio Erika Gaylor, investigadora de SRI International, un instituto de investigación en Menlo Park, California, y colegas.
“Lograr que los padres establezcan rutinas en cuanto a la hora de dormir puede ser una forma importante de impactar de manera significativa en las habilidades para leer y escribir y en el conocimiento del idioma del niño”, señaló Gaylor en un comunicado de prensa de la American Academy of Sleep Medicine.

“Los pediatras pueden trabajar con los padres y los niños para fijar horarios regulares para ir a la cama y promover conductas que conduzcan a un sueño saludable”.

El estudio se basó en las respuestas de las entrevistas telefónicas con los padres de cerca de 8,000 niños. Los padres fueron entrevistados cuando los niños tenían 9 meses de edad y de nuevo cuando tenían 4 años de edad.

Se tiene previsto publicar los resultados el lunes en SLEEP 2010, la reunión anual de las Associated Professional Sleep Societies en San Antonio.

(Con información de HealthDay)

 

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: