Michael J. Fox busca una cura contra el Parkinson

El actor es considerado como el segundo donante contra el Parkinson más importante del mundo, según la revista Forbes.

11/04/2013 8:05
AA

Juan Pablo II, Hitler, Dalí, Cassisus Clay y la lista de personajes famosos que padecen o padecieron la enfermedad de Parkinson puede incrementarse, no obstante, quizás la figura más reconocida, no sólo por haber sido atacado en una edad relativamente temprana por la enfermedad, sino por encabezar una fuerte lucha en busca de financiamiento para investigaciones, es el actor canadiense/estadounidense Michael J. Fox.

Famoso por haber comenzado a actuar en programas unitarios de la televisión norteamericana, Fox se convirtió en un icono juvenil tras haber participado en la trilogía de Volver al Futuro, producida por Steven Spielberg desde 1985.

Cinco años después, Fox comenzó a experimentar los primeros síntomas de la enfermedad, no obstante, el diagnóstico llegó un año después, en 1991, una noticia que Fox se guardó durante siete años hasta que, en 1998 reconoció públicamente que padecía la enfermedad y se convirtió en activista hasta formalizar, en el año 2000 The Michael J. Fox Foundation, un organismo con el que se dedica a buscar una cura para la enfermedad.

De acuerdo con la edición electrónica de la VNA of Care New England, el Parkinson es una enfermedad que comienza a mostrarse de forma muy sutil, por ejemplo, con el temblor de un dedo. Fox percibió de esa manera, una mañana, el primer síntoma de su enfermedad: “Al despertar me di cuenta que el dedo pequeño de mi mano temblaba sin control, después se detuvo”, relató en una entrevista para la revista Time. Posteriormente, el temblor fue extendiéndose hacia la mano y el resto del brazo, con manifestaciones más severas.

Para controlar la enfermedad, Fox toma un medicamento prescrito, llamado Sinemet, no obstante, también ha reconocido que cuando juega hockey sobre hielo, su deporte predilecto, su cuerpo deja de responder ante el descontrol de la sintomatología del Parkinson, siempre y cuando su cuerpo se encuentre en movimiento.

Sin embargo, cuando Fox acudió al Subcomité de asignaciones del Senado en 1998, para hablar sobre las manifestaciones de la enfermedad, decidió no tomar el medicamento, “porque me pareció que la ocasión demandaba que mi testimonio sobre los efectos de la enfermedad y la urgencia que sentíamos como comunidad, fuesen vistos así como oídos. Para las personas que nunca me habían visto en ese estado, la transformación debió ser sorprendente”, relata en su libro autobiográfico Lucky Man.

Fox también ha demostrado interés y brindado apoyo para la investigación con células madre, un tema que puede ser considerado tabú por muchas personas, sobre todo por los republicanos en Estados Unidos, cuya forma de pensar condena este tipo de investigación. Por ello, Fox dio su apoyo total a la campaña de la candidata demócrata a senadora, Claire McCaskill, que apoyaba dicha investigación.

En un anuncio de televisión a favor de McCaskill, Fox señalaba que había dos opciones en la elección por el estado de Missouri: “Claire McCaskill, quien comparte mi esperanza de cura. Lamentablemente, el senador Jim Talent se opone a ampliar la investigación con células madre. El senador Talent incluso quería tipificar como delito la ciencia que nos da la oportunidad de tener esperanza. Dicen que todos los asuntos políticos son locales, pero ese no siempre es el caso. Lo que haces en Missouri le importa a millones de estadounidenses, estadounidenses como yo”.

Gracias a su activismo, Fox ha recibido premios y reconocimientos de parte de institutos de investigación, medios de comunicación y otras organizaciones como el que le otorgó la revista Time en 2007, al ser nombrado una de las 100 personas “cuyo poder, talento o ejemplo moral está transformando el mundo”; o el doctorado honorario en medicina, de parte del Instituto Karolinska; además, fue nombrado por la revista Forbes como el segundo donante más importante del mundo a favor de los pacientes con Parkinson, sólo por debajo del gobierno de Estados Unidos.

Hasta ahora, la fundación de Michael J. Fox ha donado, desde su formación en el año 2000, más de 320 millones de dólares.

En la página electrónica de la fundación de Michael J. Fox pueden leerse los valores a los que están apegados, siempre en busca de una cura y del mejoramiento de la calidad de vida de los pacientes con Parkinson:

  • Nos enfocamos al 100% en los pacientes
  • Estamos obsesionados con la eficiencia
  • No nos detendremos hasta hallar una cura
  • Somos tomadores de riesgos y resolvemos los problemas

(Fuente: The Michael J. Fox Foundation)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: