Revelan que fobia a arañas y serpientes es algo innato

¿No puedes ni ver a estos animales? No eres el único y la ciencia te explica por qué

24/10/2017 7:18
AA
fobia a arañas y serpientes

La fobia a estos animales peligrosos es herencia de nuestros antepasados

Muchas personas sufren de miedo a arañas y serpientes, algo que en el peor de los casos, puede convertirse en un trastorno de ansiedad. Estas fobias pueden aparecer incluso si no hay probabilidad de encontrarse con estos animales.

Según algunos estudios recientes, la fobia a animales potencialmente peligrosos es algo innato y no adquirido en los seres humanos, porque tiene origen en la evolución humana.

¿Por qué les tenemos miedo a arañas y serpientes?

Las hipótesis acerca del origen del miedo a arañas y serpientes son diversas hasta ahora. Algunos científicos afirman que aprendemos este miedo de nuestro propio entorno, incluso desde la infancia. Otros expertos sugieren que este miedo es de origen congénito.

Sin embargo, en la mayoría de los estudios anteriores, se utilizaron a adultos, por lo que los resultados no permitieron determinar con precisión si dicho comportamiento era resultado de un aprendizaje o si era congénito.

Investigadores del Instituto de Ciencia Cognitiva y Cerebral de la Sociedad Max Planck en Alemania y la Universidad de Uppsala en Suecia, afirman que observaron reacciones de estrés en bebés de seis meses al mostrarles una araña o serpiente.

Los expertos afirman que este miedo difícilmente pudo haber sido aprendido en un periodo de vida tan corto.

Por su parte, la investigadora Stefanie Hoehl, explica que cuando a algunos niños se les mostraron imágenes de una serpiente o una araña, las pupilas se les dilataron mucho más en comparación a cuando les mostraron fotos de una flor o un pez.

Según la experta, esto es un claro indicador de la activación del sistema noradrenérgico en el cerebro, el cual es responsable de las reacciones de estrés.

>>Te puede interesar: ¿Por qué evitas los lugares que te dan miedo? 

Fobias a animales peligrosos son antiguas

Ante esto, Hoehl señala que hay mecanismos en el cerebro que nos permiten identificar a estos animales peligrosos y reaccionar rápidamente, por lo que se concluyó que ese miedo en realidad es algo evolutivo.

Otros estudios también demostraron que los bebés no reaccionaban igual ante imágenes de otros animales como rinocerontes u osos, por ejemplo.

La investigadora sugiere que estas reacciones son consecuencia de una coexistencia prolongada entre las arañas y serpientes y nuestros ancestros durante más de 40-60 millones de años.

Además, agrega la investigadora, cuando esta característica innata viene acompañada de factores adicionales, se puede desarrollar una fobia.

Te puede interesar: ¿Le tienes miedo al miedo? Te decimos cómo superarlo 

(Con información de Sputnik Mundo)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: