Miel ayuda a eliminar bacterias

Sus propiedades antibacterianas ayudan a quienes utilizan cáteteres urinarios

28/09/2016 4:03
AA

La miel es utilizada en una infinidad de formas, ya sea como ingrediente de platillos, para endulzar las bebidas, acompañar la fruta, remedios caseros o comerla sola como antojo.

Su sabor es el rasgo que más la caracteriza, pero ¿sabías que también es eficaz para combatir las bacterias?

Una investigación de la Universidad de Southampton, Reino Unido, afirma que la miel puede frenar la actividad y el crecimiento de biopelículas bacterianas, las capas delgadas y resistentes donde se acumulan los microbios, que se adhieren a cualquier superficie incluyendo el plástico.

Esta cualidad, podría ser efectiva para los pacientes que utilizan dispositivos médicos como catéteres urinarios, que tienen un alto riesgo de infección, aseguraron los investigadores.

Miel como remedio de salud

El uso de la miel para tratar problemas de salud se remonta desde hace siglos, pero hasta ahora es que se conocen sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.

Bashir Lwaleed, profesor asociado de la Universidad de Southampton y director del estudio, explica que utilizar miel diluida, ayudará bastante a los pacientes catéteres, quienes comúnmente sufren de infecciones e inflamación.

“Las tasas de infección del catéter pueden representan una gran proporción de las infecciones adquiridas en el hospital, que es un área de la práctica clínica a la que hay que enfrentarse”, dice.

Asimismo, considera que es una alternativa para que los pacientes también se beneficien de las propiedades antiinflamatorias.

“Las propiedades anti-inflamatorias de la miel, son generalmente más fuertes en mieles oscuras, como la de Manuka, y la resistencia antibacteriana es poco probable que suceda cuando se usa la miel”, detalla.

El experimento

Para descubrirlo, Lwaleed y sus equipos de investigadores, diluyeron miel con agua destilada en diferentes concentraciones: 3,3%, 6,6%, 10%, 13,3% y 16,7%.

Primero se añadieron las soluciones con dos bacterias, “Escherichia coli” y “Proteus mirabilis”, en un caldo de cultivo que se incubó durante 24, 48 y 72 horas para conocer sus efectos.

A las 24 horas, se añadió miel y se incubaron entre 4 y 24 horas.

Como resultado, los investigadores notaron que la miel de Manuka inhibió fuertemente la ‘pegajosidad’ de las bacterias y, por lo tanto, el desarrollo de un biofilm.

La dilución más baja, frenó la adherencia de las bacterias en un 35% después de 48 horas, pero el efecto mayor, se observó después de tres días en una dilución del 16,7%, con una reducción de la viscosidad del 77%.

Ante los resultados, indicaron que sólo se relaciona la adherencia de las bacterias y el desarrollo temprano del biofilm en condiciones de laboratorio, por lo que requieren investigar en condiciones clínicas que asemejen el flujo de la vejiga antes de poder hacer cualquier conclusión.

(Con información de Infosalus)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: