Mitos de la fiebre infantil

Cuando un niño presenta temperatura alta sus padres por lo general tienden a preocuparse mucho y perjudicarles con fármacos.

03/03/2011 2:54
AA

¿Te has sentido desesperada porque a tu hijo le dio fiebre y no encuentras como bajársela? Si es así seguramente has hecho uso de antipiréticos o te has visto tentada a hacerlo, sin embargo no es la mejor opción.

De acuerdo con la Asociación Estadounidense de Pediatría usar este tipo de soluciones para bajarle la temperatura a los niños, lejos de curarlos puede agravarles la enfermedad o fácilmente podrías darles una sobredosis. Por eso esta asociación recomienda medicar a los pequeños solo cuando estén incómodos o aletargados.
 
Especialistas indican que la fiebre incluso puede ser buena, pero tampoco hay que dejar la situación sin importancia y llamar al médico cuando sea pertinente como cuando el niño presente las siguientes situaciones:
  • Un bebé de menos de tres meses tiene 38 C (100.4 F) o más de fiebre.
  • Un bebé de entre tres y seis meses tiene 38 C (101.5 F) o más de fiebre.
  • Un niño mayor tiene una fiebre de 39.4 C (103 F) o más.
  • Si cualquier niño tiene fiebre acompañada de letargo, dolor de cabeza, sarpullido, problemas para respirar o deshidratación.
 
¿Por qué da fiebre?
 
La temperatura alta puede llegar a preocupar en demasía a los padres porque no saben que les está pasando a sus hijos, pero en realidad, dice la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) es sólo la respuesta natural del cuerpo contra la enfermedad.
 
Esta reacción ayuda a combatir el mal, mientras que si nos esforzamos únicamente en reducir la temperatura lo único que podemos lograr es extender la dolencia.
 
Acorde con la Dra. Janice Sullivan, profesora de atención clínica pediátrica y farmacología clínica de la Facultad de medicina de la Universidad de Louisville y del Hospital Pediátrico Kosair, en Kentucky, los padres se preocupan mucho porque hay muchos mitos sobre cosas malas que pueden pasar con la fiebre pero no tiene porque ser así.
 
La Dra. Sullivan dice que los padres tienen a pensar que si se cura rápido la fiebre el niño mejorará antes pero lo mejor es dejarla porque es la forma en la que el cuerpo tiene para deshacerse de los gérmenes y la forma en la que el cuerpo produce más glóbulos blancos, mismos que si no alcanzan a producirse en cantidad suficiente por bajar la fiebre no podrá combatir bien la infección.
 
Lo importante es tratar lo que está causando la fiebre, y no fiebre en sí, menciona la especialista en niños.
 
De acuerdo con el estudio publicado en la revista Pediatrics, los padres en lugar de enfocarse en la cifra del termómetro, deben dejarse guiar por la conducta del niño para darle o no antipiréticos.
 
Pues mientras la temperatura alta no esté terminando con todas las energías del niño y cambiando su estado de ánimo completamente, no hay necesidad de darle medicamentos al cuerpo cuando sus defensas naturales pueden solas, dice la especialista.
 
Si la fiebre si es un problema grande para el niño lo mejor es darle los antipiréticos, pero siempre y cuando estos estén siendo recetados por un pediatra.
 
Sin embargo, la AAP recomienda precaución al administrar estos productos, ya que pueden ocurrir sobredosis graves, que incluso amenacen la vida. Y Sullivan apuntó que investigaciones anteriores han mostrado que alrededor de la mitad de los padres no dan a sus hijos la dosis correcta de medicamento. (Con información de Univisión)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: