7 mitos de preparar los tamales en México

¿Los tamales se ponen "celosos"?

01/02/2019 7:45
AA
mitos de los tamales

En la época prehispánica se creía que aquella persona que se comía un tamal que se pegara a la olla sería perseguido por una maldición.

El 2 de febrero se celebra el Día de la Candelaria, festejo típico mexicano cuyo platillo principal son los tamales y te presentamos los 5 mitos de los tamales más comunes e increíbles.

La palabra tamal deriva del náhuatl tamalli que significa envuelto, que hace referencia a que la masa de maíz se envuelve en hojas vegetales. Se sabe que los tamales datan de la época prehispánica y que el relleno puede ser diverso: carne de pollo, res, cerdo, vegetales, salsas, chile, frutas o jarabes de sabores.

En México existen más de 500 variedades de tamales y a continuación te presentamos 5 mitos acerca de la preparación de los tamales desmentidos por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Segar).

Te recomendamos: 3 tamales saludables para el Día de la Candelaria

Mitos de preparar los tamales en México: los más increíbles

1.Persignar y cantar. EL mito que indica que para que los tamales queden bien, es necesario persignar la masa, lo cual no es necesario. Tampoco es cierto que es necesario cantar para que los tamales no salgan agrios.

2.¡Sin llorar! Se cree que si mientras se preparan los tamales alguien está triste o llorando deberá salirse de la cocina porque sino quedan crudos los tamales; esto es falso.

3.¿Patear la olla de los tamales? Se dice que cuando los tamales demoran en su cocimiento, deberá patearse o zarandearse la vaporera lo cual tampoco es cierto.

4.¿Pueden las mujeres embarazadas hacer tamales? Se trata de otro mito que refiere que las mujeres embarazadas no deben preparar tamales, de lo contrario, estos quedan “pintos”, es decir, con partes crudas y otras cocidas.

Por ello, popularmente, las abuelas recomendaban que las mujeres embarazadas que prepararían tamales colocaran un listón rojo alrededor del vientre. Sin embargo, lo anterior no es necesario, nuevamente, es falso.

5.¿Celosos? Se dice que si se abre la vaporera mientras los tamales están en proceso de cocción estos se “encelan” y quedan crudos.

6.Una maldición… En la época prehispánica se creía que aquella persona que se comía un tamal que se se había “pegado” a la olla sería perseguido por una maldición.

En el caso de los hombres, la maldición era no poder disparar bien las flechas en la guerra y en el caso de las mujeres, no tendrían un buen parto.

Desde luego, la maldición es otro mito.

7. No sólo al vapor. Esto sí es verdad, en algunas regiones los tamales son cocinados al horno o como la barbacoa, en un hoyo bajo la tierra.

También te sugerimos: ¿Qué te estás comiendo en una guajolota?

Finalmente, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), advierte que aunque se trata de una delicia, se deberá moderar su consumo pues es de muy bajo aporte nutritivo y aporta gran cantidad de calorías; no está prohibido pero se sugiere consumirlo con moderación.

Por otro lado, complementos como el bolillo y el atole pueden agregar más calorías con pocos nutrientes, por ello, la sugerencia es evitar el pan y acompañar con bebidas como té o café sin azúcar.

¡Celebra con moderación!


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: