Mitos sexuales en adultos mayores

Debido al alto analfetismo de nuestra cultura respecto a la sexualidad, este tipo de prácticas en los adultos mayores son mal vistas.

14/10/2010 4:46
AA

De acuerdo con la psicóloga Nicole Bok lamentablemente gran parte de nuestra sociedad se caracteriza por ser analfabeta en materias relacionadas a la sexualidad.

Por esta total falta de cultura respecto a estos temas, las prácticas sexuales de los adultos mayores son negadas y rechazadas.

Asimismo Bok señala que “en una sociedad que está envejeciendo progresivamente la sexualidad del adulto mayor debería cobrar una relevancia suprema, pero lamentablemente el desconocimiento y los mitos que se tejen en esta temática prácticamente desconocida, muchas veces tienden a ridiculizar el tema, quedando este grupo etario entrampado en un círculo que no los lleva a vivir su sexualidad como la merecen”.

Mitos

-Mientras más bello y joven sea el cuerpo, más placer se obtiene.

-Falso: Ni la estética ni la edad se relaciona con el placer. La confianza, autoestima y la pérdida de pudores se entrelazan directamente con el goce, y esto no depende en absoluto ni con la belleza (que por cierto es subjetiva) ni con la edad.

-Por la edad se pierde el deseo y el apetito sexual.

-Falso: El psicólogo Luis Hernán Guerra señala que “es un mito que se pierde eldeseo y el apetito sexual”. Si bien existen otros factores que pueden incidir estos conceptos, como por ejemplo las enfermedades que se relacionan con el paso de los años, muchas personas creen erróneamente que terminada su función reproductiva se pierde también el apetito y la función sexual, siendo que la sexualidad permanece, y que la respuesta sexual física a la estimulación se mantiene a pesar de los cambios hormonales y biológicos.

-La actividad sexual es mala para la salud, especialmente en la vejez.

-Falso: El director y psicólogo del Efecto Mariposa, Carlos Parra, manifiesta que “está demostrado que el sexo y la sexualidad juegan un papel importante en la salud, de hecho se considera un agente protector para llevar un envejecimiento saludable y pleno”. De acuerdo a los estudios de Master y Johnson (1995), la actividad sexual periódica protegería contra muchas enfermedades, por mencionar alguna, en la mujer protegería la anatomía sexual de las alteraciones fisiológicas del envejecimiento.

-Los viejos no son sexualmente capaces.

-Falso: La sexualidad en la persona de edad avanzada, debe considerarse en una forma amplia e integral, incluyendo en ella tanto componentes físicos como emocionales. Por ello, se acepta como normal en el anciano ciertas modificaciones en el patrón sexual considerado como estándar si se relaciona con el adulto joven; éstas serían: disminución del número de coitos y el aumento proporcional de otras actividades sexuales como las aproximaciones físicas, caricias, ratos de intimidad emocional, de complicidad, relaciones de compañía o estimulación más directa, estas manifestaciones sexuales son muchas veces más ricas e intensas que el coito propiamente tal.

-A cierta edad siempre la frecuencia sexual es menor.

-Falso: La regla a mayor edad, menos sexo no es cierta en todos los casos, pero sí podríamos encontrar la explicación de este mito porque hay factores que sí vienen acompañados con la vejez como las deficiencias hormonales y otras enfermedades que podrían hacer disminuir la frecuencia sexual.

-El viagra es la única solución para la vejez.

-Falso: Según Barry Buffman, existen varios factores que condicionan la erección masculina. Algunos relacionados a temas físicos y otros netamente sicológicos. De este modo, el especialista sugiere que, más que probar con la pastillita azul (que más que una solución definitiva es un parche), comience una terapia o pruebe otros métodos como ejercicios específicos para esta problemática.

Consejos para una buena sexualidad en el adulto mayor

Se debe tomar en cuenta que con el correr de los años el concepto de sexualidad se basa fundamentalmente en una optimización de la calidad de la relación, más que en la cantidad de ésta. Este concepto se debe entender en forma integral, incluyendo en él el papel que juega el temperamento, la intimidad, el género, los pensamientos, condiciones físicas, emociones, valores, afinidades, intereses, gustos, motivaciones, etcétera.

Si bien hay que tener ciertas consideraciones en esta etapa de la vida, ya que es cierto que las relaciones sexuales podrían no ser iguales a las que se sostenían en la juventud, debido a que podría haber variación en la frecuencia, calidad de la erección, cantidad de lubricación vaginal, o el período de excitación, aquello no implica que estos cambios traigan consigo una sexualidad de peor calidad, sino todo lo contrario, el hecho de focalizarse en otras áreas corporales y dedicarle más tiempo al juego erótico puede llevar a que en muchos casos la calidad y goce de la experiencia sexual sea mucho más intensa y placentera. (Con información de La nación)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: