Mitos y realidades de la alimentación

Una especialista puntualizó si veredicto sobre ciertas leyendas alrededor de los hábitos alimenticios, para mejorar la ingesta de nutrientes.

15/02/2013 9:40
AA

Leyendas, mitos, usos y costumbres dentro de una familia, algunos transmitidos de generación en generación, puede influir en los hábitos alimenticios de una persona, señala un análisis publicado por Carmen Ibáñez, nutricionista, en el diario electrónico ABC.

La especialista señaló que, alrededor de estas leyendas, en las que se entrelazan olores y sabores, también existen mitos y verdades que es necesario analizar para redondear la información alrededor de los hábitos alimenticios. Así, ante cada mito, la nutrióloga va señalando su veredicto.

El jugo de naranja debe tomarse recién exprimido.
Verdad. La vitamina C pierde sus beneficios cuando entra en contacto con el aire y la luz.

Hay menos calorías en el pan tostado que en el fresco.
Falso. Cuando se tuesta un pan se deshidrata, pierde agua y peso, pero si tiene el mismo peso que el pan fresco, el tostado aportará más calorías.

Los productos denominados light evitan subir de peso.
Falso. Aun cuando en un producto dietético se reduce el contenido de grasa, azúcar y sal, eso no garantiza que ayude a disminuir las calorías.

La miel es menor engordadora que el azúcar.
Falso. Sin importar que químicamente sean diferentes, las dos aumentan el nivel de azúcar en la sangre.

Comer fruta en el postre, engorda.
Falso. Comer fruta fuera de la comida ayuda a llegar a ésta con más sensación de saciedad, y se come menos, pero cuando se trata de asimilar hierro, la vitamina C de las frutas es un gran aliado.

Grasas vegetales son menos dañinas que las grasas animales.
Falso. las grasas vegetales que más se utilizan son las de palma y coco, las cuales son tan saturadas como las de origen animal, a diferencia de otro tipo de grasas como las de semillas de girasol, maíz, soja u oliva.

La sal, engorda.
Falso. La sal no aporta calorías, por ser un mineral, pero sí retiene agua en el cuerpo y por ello se pesa más.

Huevo crudo, mejor alimento que el cocido.
Falso. Al comer un huevo crudo, la provitamina B de la yema no se convierte en vitamina B, y el huevo aportará menos nutrientes.

Vegetales frescos, mejores que los congelados.
Falso. la especialista señala que, inclusive, las verduras congeladas pueden ser más sanas al mantener sus nutrientes intactos, además, señaló que las verduras frescas presentan pérdida de nutrientes.

Beber agua en la comida, engorda.
Falso. El agua no aporta calorías, pero en caso de beber mucha es posible que se aumente el volumen de digestión gástrica, diluyendo los jugos gástricos y dilatando el estómago.

(Con información de ABC)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: