Mueren cada año 200 mil niños por bronquitis

Al año se diagnostican 33.8 millones de nuevos casos, el 96% en países en desarrollo, según investigadores del Reino Unido. n

18/04/2010 8:29
AA

Por primera vez, un estudio extrae datos sobre la incidencia y la mortalidad de la bronquiolitis infantil en el mundo. Con las cifras en la mano, los investigadores confirman que esta infección, en su forma más grave, constituye la segunda causa de mortalidad en los niños menores de cinco años, después del neumococo. Así se refleja en el último número de la revista “The Lancet”.

Un equipo de científicos de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido), con la participación de investigadores del Hospital Clínic de Barcelona, analizó una revisión de estudios realizada entre 1995 y 2009 y 10 trabajos no publicados. A partir de esta información, “estimamos que cada año se producen 33,8 millones de nuevos casos de bronquiolitis en estos pequeños (incluyendo los neonatos), de los cuales, el 96% ocurre en países en vías de desarrollo (donde reside el 90% de este subgrupo de la población) y la mayoría durante el primer año de vida”, afirman los autores de la investigación.

De los 33.8 millones de episodios calculados en 2005, al menos 3.4 millones (10%) fueron graves y requirieron hospitalización. “Aunque no tenemos datos suficientes para hacer una estimación exacta, entre 66 mil y 199 mil niños murieron por esta infección”.

En los países desarrollados, “la mortalidad no es muy frecuente”, afirma por su parte José Ramón Villa Asensi, jefe de sección de Neumología del Hospital Niño de Jesús de Madrid. De ese 10% de niños que deben ingresar en el hospital por bronquiolitis grave, el 1%, finalmente, muere. El 0.7% de los fallecimientos ocurren durante el primer año de vida y el 0.3% en el transcurso de los cuatro años siguientes. Este porcentaje asciende al 2.1% en los países en vías de desarrollo.

Como explica el doctor Villa Asensi, la bronquiolitis es una enfermedad respiratoria que afecta a los lactantes y a los niños hasta los tres años, aproximadamente. “Empiezan con catarros en las vías respiratorias altas, puede dar algo de fiebre y tos”. Ocurre especialmente entre noviembre y enero y, como en la mayoría de las ocasiones está producida por el virus respiratorio sincitial, este es el tipo de infección que el equipo investigador ha analizado. Como señala el especialista, otros virus como el betavirus y el metaneumovirus también pueden provocar bronquiolitis, pero en menos casos.

“Aunque ya somos conscientes de esta epidemia anual que en algunos casos se presenta con gravedad, los datos facilitados por este estudio impresionan y recuerdan que es fundamental seguir investigando para crear una vacuna preventiva y tratamientos específicos con el objetivo de reducir la incidencia y, sobre todo, la mortalidad”, concluye el neumólogo.

Tal y como expone Villa Asensi, en la actualidad, no existen fármacos orientados a esta infección. “Cuando el paciente no requiere ingreso hospitalario, normalmente, no es necesaria ninguna indicación farmacológica. A veces utilizamos broncodilatadores y corticoides. Cuando, por gravedad, el pequeño debe ser ingresado, además de los broncodilatadores, el tratamiento más útil se basa en el suero fisiológico (para despejar la nariz) y el fraccionamiento de la comida (para evitar el cansancio por la dificultad respiratoria)”. Al final, la estancia media es de unos cuatro días.

En cuanto a la prevención, lo único que se puede hacer, según el doctor, es que en niños con mayor riesgo (prematuros, con enfermedades cardiovasculares y con enfermedades respiratorias), para evitar que esta infección se agrave, “solemos recomendar a los padres que no lleven a sus hijos a la guardería durante los tres primeros años, ya que es el principal impulsor del virus”. En algunos pequeños con estos problemas, para intentar prevenir la infección, “recurrimos a anticuerpos monoclonales mensuales durante los meses de invierno en los dos primeros años de vida”.

Al igual que el neumólogo del Hospital Niño Jesús, los investigadores de este estudio, financiado por la Fundación Bill & Melinda Gates, reclaman mayor atención y especial esfuerzo para desarrollar estrategias de prevención y tratamiento.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: