Mujeres más vulnerables a infecciones urinarias

Por lo general, las mujeres no les dan importancia, pero pueden provocar insuficiencia renal o de empeorar incluso la muerte.

20/05/2011 8:40
AA

Entre los sectores de la población, las mujeres son las más vulnerables a las infecciones urinarias, sin embargo generalmente les hacen poco caso porque no toman conciencia del grave riesgo que significa desarrollar complicaciones como la polionefritis la cual puede derivar en insuficiencia renal que las obligaría a estar sujetas a diálisis o incluso llevarlas a un estado extremo de gravedad, advirtió en entrevista con SUMEDICO el doctor (*)Hugo Arturo Manzanilla García, jefe del Servicio de Urología del Hospital General de México.

El especialista indicó que las mujeres son más propensas a este tipo de afecciones, en especial a partir de la etapa de la adolescencia en la cual inicia la maduración de su sistema reproductor. En este proceso sus genitales se mantienen húmedos debido al flujo premenstrual que, cada mes, se forma en la cavidad vaginal.

Una etapa, un cuidado
“Debido a que las mujeres tienen una uretra muy corta, regularmente puede llegar a registrarse la presencia de bacterias de vagina, lo que es normal, el problema es que se pueden subir al sistema urinario y entonces provocar una infección”, explicó el también integrante de la Asociación Americana de Urología.

La presdisposición a las enfermedades vaginales es mayor cuando en la etapa fértil las mujeres hacen uso de anticonceptivos los que contienen progestanos (sustancias sintéticas similares a la hormona progesterona), los cuales van a provocar la disminución de la peristalsis de los uréteres, “esto es que se disminuye el mecanismo de contracción-dilatación para empujar hacia abajo la orina que contienen los riñones”.

También en la etapa de embarazo hay una gran tendencia a desarrollar infecciones vaginales, explicó el doctor Hugo Arturo Manzanilla, pues durante su desarrollo el feto va a hacer presión en el tracto urinario y la consecuencia es una cistitis urinaria, es decir, no hay el apropiado drenaje de la orina la cual se queda estancada y tan sólo en cuatro horas pueden formarse colonias de bacterias que crean una infección urinaria.

Ya en la tercera edad, el problema es que la mujer mayor tiene una alta tendencia a la vejiga caída y, por lo mismo, permanece dentro de esta orina estancada.

Síndrome de la cistitis de luna de miel
El especialista precisó que la presencia de sangre en la orina también puede presentarse a causa de una constante actividad sexual lo cual se conoce como el “síndrome de cistitis de luna de miel” porque ante un mayor roce, en especial si se tienen relaciones bruscas, pues el aparato reproductor se inflama y presiona las vías urinarias.

“Si no hay un adecuado cortejo previo, no se da oportunidad a que la mujer se excite y, por ende, no hay una adecuada lubricación, entonces la fricción es muy fuerte, incluso puede tomarse una adversión al sexo porque la micción es muy dolorosa, e incluso se puede presentar la emisión de sangre fresca al terminar de orinar, lo cual se conoce como estrangulia”.

De la cistitis a la pelionefritis
Hugo Arturo Manzanilla precisó que las infecciones urinarias inician en la parte baja, es decir en la vejiga y es entonces cuando se registra la cistitis, cuyos síntomas son:

  • Micciones interrumpidas; es decir se interrumpe la orina o se hace por fracciones
  • Esfuerzo para poder sacar la orina
  • Hay una micción dolorosa
  • Presencia de sangre fresca en la orina.

El médico agregó que de no atenderse de forma oportuna estas infecciones pueden ascender hasta los riñones y esto se conoce como pielonefritis que es una infeccion sumamente severa que registra los siguientes síntomas:

  • Micciones sumamente dolorosas
  • Fiebre
  • Desgano
  • Mal humor
  • Cansancio o adormecimiento

Ante cualquiera de estos síntomas la mujer debe de estar atenta a que el médico le de un tratamiento correcto, pues en ocasiones las infecciones vaginales se tratan con antibióticos simples como el Pirifur, el cual disminuye las molestias, pero no elimina las bacterias causantes de la infección.

Es indispensable, insistió, que se acuda a un especialista para que se establezca un tratamiento efectivo, pues de lo contrario es posible que la infección se perpetue y llegar a incluso a una insuficiencia renal que obligará a la paciente a estar dializada.

En este contexto, el especialista del Hospital General manifestó su preocupación, pues en este y otros nosocomios es frecuente la atención a mujeres con infecciones graves que llegan en estados de inconsciencia por el dolor pues incluso llegan a registrar abcesos renales, esto significa que en riñón se forma pus y entonces la infección puede ser incluso fatal.

(*¨)Dr. Hugo Arturo Manzanilla, jefe del Servicio de Urología del Hospital General de México, integrante de la Asociación Americana de Urología. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: