“Nada qué celebrar el Día del Medio Ambiente”

México sufre un acelerado deterioro, no sólo por degradación sino por la laxitud con que operan industrias, dice Greenpeace.

04/06/2010 7:10
AA

Con el desastre que se agrava en el Golfo, con un contexto de cambio climático y de pasividad política para enfrentarlo, con un doble discurso del gobierno mexicano en materia de política energética, con ecosistemas degradados, con una falta de justicia ambiental que lleva a las comunidades a organizarse para preservar lo que las autoridades no son capaces de cuidar, llegamos una vez más al Día Mundial del Medio Ambiente.

“En este día, Greenpeace pone en la discusión un tema fundamental, que agrava lo que ya sabemos del estado de nuestros ecosistemas: la falta de justicia ambiental y todos los procesos sociales, la tensión y consecuencias políticas que esto genera. No sólo tenemos un gobierno y un legislativo subordinados a los intereses privados, no sólo tenemos una alta degradacción y destrucción ambiental… además de todo eso, resulta que cuando quienes intentan proteger el medio ambiente buscan acceso a la justicia, se topan con corrupción, negligencia, desinterés y complicidad con las industrias que buscan ganancias sin importar la salud ni el medio ambiente”, afirmó Patricia Arendar, directora de Greenpeace México.

Los casos por excelencia en esta materia son el de las comunidades de Apaxco y Atotonilco de Tula, que se vieron obligadas a cerrar por sí mismas Ecoltec, la empresa que estaba afectando la salud pública de la región, y el caso de Minera San Xavier, donde la comunidad ha ganado todas las instancias jurídicas para evitar la minería de tajo a cielo abierto y, sin embargo, la empresa, protegida por las autoridades ambientales, continúa arrasando con el cerro de San Pedro y contaminando las aguas de la región.

Casos como éstos hay en todo el país y tarde o temprano se vuelven motivo de criminalización de las protestas que llevan a cabo comunidades y activistas.

“Necesitamos justicia ambiental, necesitamos una ley de responsabilidad ambiental que  proteja a nuestras comunidades, a la sociedad, a los ciudadanos que nos hacemos cargo de los pasivos ambientales y de los impactos de los tóxicos diseminados por todo el país; necesitamos una Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) que cumpla con su función y dictamine frente a estos casos de impunidad ambiental en lugar de lavarse las manos ante los graves impactos que generan las industrias contaminantes a la salud y al medio ambiete”, demandó Patricia Arendar.

La ley de responsabilidad ambiental debe incluir los siguientes principios básicos:

1) “Quien contamina, paga”.- Principio del derecho internacional que implica que la prevención, reparación, y restauración de daños sea pilar de los procesos productivos.

2) Principio de precaución.- Significa que cuando haya peligro de daño grave e irreversible, la falta de certeza científica no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas para impedir la degradación del medio ambiente.

3) Definición de daño.- Debe incluir la pérdida, deterioro, menoscabo, afectación o modificación adversa de hábitats y ecosistemas y el impacto negativo a la salud humana.

4) Sobre el interés legítimo.- El ambiente debe ser protegido por cualquier persona, física o moral. Es esencial reconocer interés jurídico a personas, comunidades y ONG.

5) Sobre gastos y costas judiciales.- Los gastos derivados de juicios por reclamación de responsabilidad ambiental deben ser absorbidos por cada parte, excepto que el demandante pruebe su acción. En tal caso, el demandado será condenado a pagar.

6) Sobre el nexo causal entre daño y conducta.- Es importante que quien reclama responsabilidad por daño al ambiente o a la salud no tenga qué acreditar plenamente la relación causal. Es esencial aceptar la probabilidad e incorporar la tentativa mediante el reconocimiento de la teoría del riesgo.

7) Cosa juzgada.- Las sentencias que absuelvan al demandado no deberán ser consideradas como cosa juzgada para el resto de la sociedad. Es importante que varias personas, comunidades u organizaciones puedan demandar sobre el mismo daño y que no se considere cosa juzgada.

8) Acción colectiva.- Es importante generar un sistema que permita que más afectados puedan demandar, así como grupos interesados, toda vez que el daño al entorno es de interés social.

9) Plazo para prescripción del ejercicio de la acción.- Los plazos sobre la acción de responsabilidad ambiental deben prescribir muy a largo plazo, ya que muchos efectos negativos al ambiente y a la salud tardan en manifestarse

“La responsabilidad ambiental es un tema fundamental para México, que sufre un acelerado deterioro ambiental, no sólo por degradación y sobreexplotación de los ecosistemas, sino también por la laxitud con que operan las industrias. Es un tema de justicia social, de justicia ambiental y de salud” concluyó Patricia Arendar.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: