Navidad, época de felicidad y perdón

Es una época sentimental en donde las personas están o muy felices o muy tristes por las pérdidas a lo largo de su vida.

23/12/2013 3:22
AA

La especialista explicó que Navidad y Año Nuevo son un tiempo de reunión familiar, la gente cede a la convivencia, bajo la idea de disfrutar las fechas decembrinas se accede a ciertas cosas con tal de no romper la armonía, “la gente come y bebe más en estos días si se compara con otras épocas del año, se reciben cosas nuevas que uno pide, y esto al no cumplirse como se esperaba puede ocasionar malestar en niños y adultos”, destacó la psicóloga María Montaño.

Montaño contó que así como hay mucha felicidad puede haber mucho desencanto en la ´época navideña, “Entonces, se siente mucha insatisfacción, sobre todo cuando antes se tuvieron carencias, es época de llenar vacíos, como es el recuento del año, significa poder desear y pedir lo que uno quiera. La cuestión de la frustración se ve en los deseos, si se tuvo un año malo, se pone al servicio de los deseos”, detalló.

Los regalos pueden dar frustración

Las fiestas de fin de año y navidad  pueden ocasionar en los adultos el revivir su infancia creando en ellos una fantasía porque la temporada se presta para decorar la casa de forma distinta, poner el arbolito con luces y esferas, además de mulecos de temporada o adornos especiales. “Muchos regresan a la niñez, hay una capacidad en los adultos a disfrutar estas fechas, un claro ejemplo es la compra de regalos porque lo ven como un juego en el cual se eligen los obsequios, se envuelven y esconden en algún sitio de la casa para que puedan asombrar a sus seres queridos con la sorpresa al día siguiente de la cena navideña”, explicó Montaño.

Esta parte de los regalos es emotiva, es tener lo que uno desea y lo que verdaderamente uno recibe. A veces la expectativa es esa emoción anticipatoria de ver si se cumple o no el deseo del obsequio que uno tiene en mente. Muchas veces si no se cumple lo esperado las personas tienden a la frustración  en estas fechas, más cuando sucede en repetidas ocasiones, se crea un resentimiento “para qué pido y me anticipo si no tengo lo que deseo”, comentó la también miembro de la Asociación Psicoanalítica de México. A.C.

No siempre hay unión familiar

Al ser un tiempo de vacaciones las familias se reúnen para convivir en comidas, cenas y hasta viajes, la verdad es que no todos son tan felices dentro de esta dinámica , indicó Montaño, “los anuncios publicitarios cuentan historias de personas unidas y felices mientras que la realidad es otra. A veces la gente desea eso y al no haber este clima familiar hay desilusión o rechazo porque se llevan mal, están en duelo por algún familiar que murió o bien por las distancias, estas faltas son carencia”, afirmó.

Como es una época de sentimientos encontrados , es común que la gente se pide perdón. Las familia tienen discusiones y dinámicas particulares las cuales se reavivan con la Navidad y Año Nuevo, así como puede haber mucha felicidad por este momento en donde todos acceden se puede estar susceptible a pleitos y enojos “entonces aquí sale la parte negativa, todo es muy emocional, los afectos son muy sensibles”, advirtió Montaño. Por eso es importante hacer una evaluación al final del año y ver qué fue lo que generó conflicto entre nuestros amigos y familiares para resolverlo”, finalizó Montaño.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: