Necesario unificar leyes de adopción en México

Cada estado legisla de manera diferente el proceso que permite a una persona o pareja adoptar un hijo.

28/03/2012 10:21
AA

En México existen 657 casas hogar, distribuidas en toda la república, dedicadas a proteger a menores sin padres y autorizar adopciones de niños. Debido a que el proceso de adopción forma parte de una rama del derecho que se conoce como Derecho Familiar, el número y los procesos de adopción cambian de un estado a otro por lo que es urgente armonizar la legislatura en los estados, como afirma la doctora Elena Leonor Cárdenas Miranda, experta de la División de Posgrado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

No existe una cifra consolidada de cuántos niños son adoptados cada año en México, pero se sabe que entidades con gran población, como el Estado de México, reportan entre 100 y 120 adopciones concluidas exitosamente cada año, mientras que otros estados reportan entre 10 y 20 procesos de adopción concluidos exitosamente cada año.

Diez estados permiten la adopción a parejas extranjeras, como San Luis Potosí; una entidad permite la adopción a parejas del mismo sexo, como el Distrito Federal, y existen estados que permiten la adopción por parte de un solo padre o madre, sin exigir que estén casados, por ejemplo Querétaro.

“En México, el marco jurídico sobre adopción ha sufrido diferentes reformas y adiciones desde el Virreinato hasta nuestros días, incluso en cada entidad federativa se ha legislado de manera diferente en virtud de que el derecho de familia, es materia local, por lo que se requiere armonizar la legislación, así como promover diferentes medidas como la especialización de los profesionales que practican los estudios médicos, socioeconómicos y psicológicos con fines de adopción”, indica la doctora Cárdenas Miranda, quien es autora del estudio La adopción en México. Situación y perspectivas, publicado por la UNAM.

La especialista ha estudiado la evolución de las leyes mexicanas relacionadas con la adopción, las cuales tienen origen en algunos mandatos de la ápoca colonial, pero principalmente se construyen a partir de 1857, con la creación del Registro Civil, ordenada por Ignacio Comonfort. A partir de entonces, las legislaciones locales han evolucionado en sentidos similares, pero cada estado ha tomado decisiones independientes, como la decisión del Distrito Federa de aprobar y proteger las adopciones de padres del mismo sexo, ratificada por la Suprema Corte de Justicia el 16 de agosto de 2010.

Equidad en la adopción

En los últimos años, la adopción ha sido reconocida como una medida de protección para los niños privados de un medio familiar; pero es ante todo, la posibilidad de brindar un hogar a un infante que por diferentes causas ha crecido con la carencia del amor y la protección que solo se puede encontrar en el seno familiar.

Este derecho de los niños no puede ser protegido únicamente con que esté escrito en la ley, hacen falta muchos procesos psicológicos y sociológicos para que todos los niños tengan la misma oportunidad de ser adoptados, lo cual está muy limitado por la preferencia de los padres adoptivos por adoptar bebés, más que niños grandes, y mujeres, más que varones.

En la mayor parte de los proceso de adopción se observa que las solicutudes tienden a concentrarse en menores de 4 años. En este grupo de menores están uno de cada cinco niños que viven en albergues o casas hogar. Esta tendencia para adoptar a bebés o niños muy pequeños se repite en todo el mundo, como documentó en 2009 un estudio de cinco años realizado por el Instituto Tecnológico de California (Caltech), la London School of Economics y la Universidad de New York.

Estas instituciones educativas y de investigación concluyeron que los menores que tienen menos posibilidades de ser adoptados, en América y en Europa, son los varones y quienes tienen la piel más oscura.

Conocer su pasado

Aunque cada estado de la República Mexicana tiene un marco legal propio para regular la adopción existen algunas tendencias que han sido compartidas poco a poco por todas las entidades. Dos de esas tendencias son: el derecho del niño a conocer sus orígenes si así lo solicitan y la declaración de que jurídicamente, en la adopción plena se establecen derechos y obligaciones como si se tratara de un hijo biológico.

Estos cambios, que comenzaron a adoptarse en México desde 1985 permiten que el niño adoptado tenga los mismos derechos que los hijos biológicos, pero también que exista más transparencia en la información de los expedientes del menor.

De acuerdo con la abogada María José de la Borbolla Morán, encargada del Área Jurídica del Centro de Estudios de Adopción a.c. , es muy grande el avance que significa el reconocimiento del derecho de los menores al conocimiento de sus orígenes.

“Hasta hace algunos años se buscaba que la adopción se manejara como un secreto que nadie, incluso el hijo adoptado, debía saber. La psicología actual y la elaboración de distintos tratados internacionales y leyes nacionales de protección y defensa de los derechos de los niños promueven el conocimiento de los orígenes como un derecho que forma parte del acervo de derechos reconocidos de todo menor”, indica la experta.

A pesar de que la adopción ha sido un fenómeno que enfrentó cambios en los últimos años en México y es tema de debate en la agenda pública, aún queda mucho por realizar ya que la adopción en nuestro país no posee un marco jurídico homogéneo: cada entidad federativa cuenta con su propia legislación y entre dichas entidades existen diferencias significativas. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: