Neuroestimulador, opción en Parkinson

El implante de este dispositivo cerebral, permite modificar la función anormal que genera temblor constante y rigidez de las extremidades.

10/04/2013 12:17
AA

El mal de Parkinson no tiene cura, pero es posible que los pacientes tengan mejor calidad de vida con algunos tratamientos, como el realizado por especialistas del IMSS, que es un procedimiento muy poco invasivo que consiste en implantar electrodos en la profundidad de la estructura cerebral,  y evitan que los pacientes tengan los temblores característicos.

Ramiro Pérez de la Torre, explicó en el marco del Día Mundial de Parkinson, que mediante la técnica conocida como estereotáctica, se colocan en el cerebro pequeños dispositivos electromecánicos, cuya función es modificar la salida de impulsos eléctricos del núcleo afectado con los que se controlan los síntomas.

El  neurocirujano del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI,  señaló que  estos implantes, conectados directamente a los núcleos intracraneales, tienen como objetivo suprimir una función anormal  mediante la neuroestimulación, es decir, la terapia que se caracteriza por ser reversible, no lesiona el cerebro y puede modificar de manera casi permanente la situación del paciente afectado.

De acuerdo con el especialista, este procedimiento es considerado un método eficaz de control de los síntomas, con resultados notables en los enfermos, quienes pueden gozar de mejor calidad de vida al recuperar sus actividades cotidianas.

Para ser candidato a esta opción, es necesario reunir ciertas características como:

  • Ser mayor de 65 años
  • Tener confirmado el diagnóstico por el Servicio de Neurología
  • No presentar otra enfermedad que dificulte la colocación de los electrodos
  • Ser derechohabientes
  • Presentar pruebas neuropsicológicas

 Pérez de la Torre precisó que por tratarse de una terapia costosa, el comité institucional busca optimizar los recursos para garantizar los mejores resultados.

El experto señaló que es de gran importancia que durante la intervención quirúrgica el paciente permanece consciente mientras se colocan los electrodos. Al día siguiente de la cirugía, el derechohabiente comienza a recibir los primeros estímulos de los núcleos cerebrales para reducir los signos propios del Mal de Parkinson. (IMSS)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: