Neuromarketing crea compras compulsivas

Evita que el neuromarketing gobierne tu mente, compra sólo lo que necesitas

18/11/2016 2:03
AA

Generalmente la ciencia médica estudia la mente en el empeño de curar todo tipo de trastornos y poder lograr una mejor calidad de vida en las personas; pero existen excepciones como es el caso del neuromarketing cuyo objetivo es comprender el comportamiento humano para hacer que consuma más.

Los neurólogos especializados en esta materia, llamados neurólogos publicistas,  tienen como meta optimizar cada dólar que se invierte en publicidad y parten de la premisa de que prácticamente la totalidad de las decisiones de compra obedecen a un impulso irracional.

¿Qué es el neuromarketing?

Esta moderna corriente científica va en contra incluso de los estudios de mercado en los que mediante sondeos se busca proporcionar a las personas los bienes que consideran necesitar realmente. Para la neuromarketing la orden de comprar viene del subconsciente al cual se busca manipular para generar mayor consumo.

A.K. Pradeep, científico de origen indio y fundador de Neurofocus, una de las mayores empresas del neuromarketing, afirma: “Preguntarle a la gente sobre cuestiones emocionales es una pérdida de tiempo. Neuromarketing no pregunta porque las respuestas, aunque sean sinceras, no son la verdad, porque  la verdad -al menos en términos de mercadeo- no es una opción racional sino un impulso. Al tomar una decisión, lo emocional gobierna”.

Por tanto, considera que hacer grupos focales sobre cuestiones emocionales es una “pérdida de tiempo” y se pronuncia porque los neuromarketeros busquen en el cerebro la clave del éxito en la publicidad y, por ende, la interpretación del sujeto sobre sus propios impulsos, y acude a diseccionar el comportamiento del cerebro con todo tipo de sensores.

“Se trata de interrogar al cerebro y no a la persona. Los sondeos de opinión -piensan- son lo que el telégrafo a un teléfono de última generación”.

Centros comerciales diseñados para confundir

Una parte estratégica del mercadeo es la forma en que están diseñados los supermercados, explicó el psicólogo británico Tim Holmes, de la Universidad de Londres: Lo que buscan los arquitectos es sumir a los clientes en un estado de “navegación constante” que los lleve a escrutar con ansiedad todo el entorno.

De esta forma, los arquitectos se convierten en “anticliente”, pues su trabajo es obligarlo a hacer un “considerable esfuerzo cognitivo” para construirse mentalmente un mapa y esto  implica mirar hacia todos lados.

“Este escaneo constante es la oportunidad que tienen las tiendas para captar la atención del cliente (…) En captar la atención hay técnicas documentadas: los colores brillantes, la iluminación, los carteles dinámicos y los anuncios con rostros son bastante efectivos (…) Al captar la atención los distraen de la tarea de hacerse un mapa mental del lugar… y prolongan la desorientación”, de esta manera es posible presentarles diversos productos y, en la confusión, compran incluso lo que no necesitan.

Esta trampa implica el constante cambio de distribución de los objetos en un gran almacén, para que el mapa mental de los clientes habituales tenga “fecha de caducidad”. Sin embargo, existen científicos que aún no están muy convencidos de estas teorías, por lo cual actualmente se hacen investigaciones a fondo.

(Con información de BBC)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: