Niños dictadores crecieron sin límites

Los límites para un niño deben imponerse en el mismo momento de la conducta inadecuada, para que controlen su rabia, dijo especialista.

14/01/2013 12:48
AA

Los niños que siempre se salen con la suya ante sus padres sin conocer límites son aquellos que suelen convertirse en lo que se denomina como niños tiranos, dijo en SUMEDICO Radio el doctor Luis Alejandro Nagy, psicoanalista, afiliado a la Sociedad Psicoanalítica de México.

Según el especialista, esta clase de niños tienen dificultad para sentirse responsables o culpables por el entorno que los rodea, “son niños que crecieron sin límites, son niños mimados que tienen poca tolerancia a la frustración”, explicó.

“Son niños que se sienten empoderados, cualquier cosa que los incomoda los molesta, se aburren y te hacen responsable de su aburrimiento, suelen hacer rabietas y tener ataques de ira, incluso llegan a insultar a sus padres y algunos llegan a lanzar golpes”, señaló el especialista.

Una de las principales razones por las que no se imponen límites es que los padres se ven afectados por el sentimiento de culpa, porque “creen que si el niño se enoja están causándole un daño”, explicó el médico.

El doctor fue enfático al señalar que la familia no es una democracia, sino que está integrada por dos autoridades: papá y mamá, quienes toman las decisiones finales.

Otro factor es la compensación por ausencia, ya que hoy en día “los padres tienen que trabajar más que antes y el poco tiempo que pasan con los hijos lo quieren reparar económicamente o permivisamente”, explicó el doctor Nagy.

También explicó que alrededor de la relación entre padres e hijos existe una creencia falsa, la de ser amigos de nuestros hijos.

“No somos amigos de nuestros hijos, los padres estamos para educarlos, orientarlos y prepararlos, formarlos para que posteriormente se integren a la vida laboral y educativa”, manifestó el especialista.

Señaló que en muchos casos se evitan las confrontaciones y se cede ante la rabieta de un hijo porque “le tenemos miedo al oso, decimos ‘ya dáselo para que no grite’”, explicó, pero también indicó que es justo en ese momento cuando se deben poner los límites, “en el momento que ocurre una conducta inadecuada”.

Estrategias
Al ser los niños tiranos producto de una infancia de consentimientos, el doctor señaló que “el niño mimado debe terminarse antes de los dos años de edad”, porque al llegar a ella los niños ya tienen cierta autonomía, “y es el momento de imponer los límites, porque el niño tiene que saber controlar su temperamento y su rabia”.

Otra situación es desarrollarles una culpa sana, que los niños sepan que lo que hicieron fue inadecuado, así como limitarlos y castigarlos de acuerdo a la edad que tienen.

“Pero también debe haber retroalimentación, y es necesario que después de imponer los límites le preguntemos al niño si entendió lo que le dijimos. Además de mostrar siempre un frente común entre papá y mamá, lo que implica mucha comunicación entre la pareja”, explicó.

Señaló que es muy importante ponerle palabra a los sentimientos y explicar a los niños que no está mal que se enojen, pero también que la manera como lo están expresando no es la correcta.

“Ahí está la diferencia de conducta, porque al poner palabras al sentimiento se le ayuda a contener mejor ese tipo de conductas”, concluyó el doctor Nagy.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: