Niños FIV, gozan de estabilidad emocional

Los niños In-Vitro, al alcanzar la adolescencia son igual de temperamentales como quienes nacieron "a la antigua" u otra vía de fecundación asistida

06/07/2010 7:48
AA

De acuerdo a la Asociación Mexicana de Infertilidad, la aceptación de las parejas  de no poder concebir de manera “natural” un hijo es un paso difícil pero inevitable y requiere un proceso de apoyo psicológico.

Este respaldo les ayudará posteriormente a entender y aceptar otras posibilidades para cumplir este deseo, como es concebir un hijo in vitro.

Este apoyo emocional  no necesariamente ocurre de una manera estructurada, hay altas y bajas emocionales; progresos y retrasos. En el momento que se acepta el tener un problema de infertilidad y se plantea el paso a seguir los cambios de conducta son aparentes como la mejora en la autoestima, el manejo social, familiar y el estado de ánimo.

Pero además, existen ahora evidencias científicas que fortalecen aun más a las  parejas que conciben por fertilización in vitro (FIV), pues se eliminan temores como el de si sus hijos serán “normales” o “iguales” a los otros niños.

Estas parejas  pueden estar tranquilas,  sus hijos serán tan temperamentales como otros adolescentes que nacen “a la antigua”, ni más ni menos, según una nueva investigación en Holanda.

“Es un estudio muy importante y muy bien diseñado”, dijo el doctor Sergio Oehninger, director médico del Instituto de Medicina Reproductiva Jones, de la Escuela de Medicina Eastern Virginia, que no participó en el trabajo holandés.

En la FIV -la tecnología reproductiva más avanzada- se extrae un óvulo del cuerpo de la mujer, se fertiliza en el laboratorio y se transfiere al útero femenino. Su costo llega a 15.000 dólares por “ciclo” de medicamentos y procedimientos.

Aunque la mayoría de los bebés concebidos por técnicas de reproducción asistida nacen sanos, las pruebas sugieren que existe un pequeño riesgo de que sufran malformaciones y nazcan con bajo peso.

El equipo holandés quiso analizar la mente en lugar del físico de los niños nacidos por FIV y si la tecnología afectaba de alguna manera su salud emocional, especialmente en la adolescencia.

Karin Wagenaar y su equipo del Centro Médico de la VU University, en Amsterdam, entrevistaron a los adolescentes en lugar de conversar con sus padres y maestros.

Los participantes, de 11 a 18 años, respondieron sobre “problemas conductuales, emocionales y sociales” que habían sufrido en los seis meses previos.

Las respuestas de 86 adolescentes concebidos por FIV se compararon con las de 97 concebidos naturalmente (grupo de control), pero de padres con problemas previos de infertilidad.

El equipo no halló diferencias entre el nivel de problemas en los grupos, publicó el equipo en Fertility and Sterility.

A principios de este año, el equipo de Oehninger publicó una encuesta a 173 jóvenes concebidos en la primera generación de tratamientos con FIV en el Instituto de Medicina Reproductiva Jones.

El estudio en Fertility and Sterility sugirió la existencia de una tasa más alta de depresión y consumo excesivo de alcohol en las mujeres y de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en los varones que en la población general.

A pesar eso, “la mayoría de las personas concebidas por FIV no tienen problemas y así lo demuestra la literatura”, dijo Oehninger.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la cantidad de niños concebidos por reproducción asistida creció en Estados Unidos de 20.840 en 1996 a 52.041 en el 2005.

  (Con información de Medline)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: