Niños perderán 40 años de vida por tabaquismo

Niños y niñas comienzan a fumar incluso desde los 8 años de edad, por lo que al llegar a los 40 tendrán enfermedades de una persona de 70.

28/05/2010 6:04
AA

Tose como si fuera un hombre de 60; prende su cigarrillo y aspira profundamente; entre sus dientes amarillentos sostiene la colilla mientras sonríe al decir: “A mí no me va a pasar nada”. Miguel Bernal sólo tiene 25 años, comenzó a fumar a los 10.

Es sumamente delgado, se ve limpio, pero tiene un fuerte olor a nicotina, las puntas de sus dedos y uñas se ven amarillentas;  da una nueva bocanada, suelta el humo y vuelve a afirmar que a él no le harán daño las más de 4 mil sustancias tóxicas que tiene cada cigarro, no teme enfermarse de cáncer de pulmón, ni perder la dentadura, está seguro de que el tabaco no le causará ningún daño a su salud, vuelve a sonreír y antes de afirmar que él es “un hombre muy sano”, tose repetidamente, carraspea, trata de reírse pero la tos no lo deja, y ya no quiere hablar de su adicción al tabaco, a la que él le llama “su gusto”.

México enfrenta una problemática de gran preocupación, pues hay casos de niños que comienzan a fumar desde los 8 años, por lo mismo están en riesgo de perder hasta 40 años de calidad de vida, así lo afirmó a SUMEDICO el doctor Luis Carvajal, presidente de la Asociación Mexicana de Pediatría:

“El alcance de vida se acorta muchísimo, esos niños a los 30-40 años, es como si ya tuvieran 70-80 años de edad, con un problema pulmonar importantísimo, se destruyen los pulmones, se produce cáncer de vejiga y todas las alteraciones, eliminando lo que llamamos años de vida saludables”.

Ante esta problemática, la urgencia es lanzar una campaña, pero no para adultos, sino dirigida a los niños, a fin de que hagan conciencia del grave daño que les provoca el tabaquismo,

“Pierden 30-40 años de vida, los están minando con esta adicción, es una adicción muy difícil de dejar, hay quienes se vuelven adictos desde la primera fumada,  es como si se inyectara cocaína,  cafeína, por eso el tabaco es una ventana para drogas más fuertes”, sostuvo el doctor Luis Carvajal

Destaca que el 90 por ciento de las enfermedades inicia en la etapa infantil y una de las principales causas de esto es el consumo de los cigarrillos. Los padecimientos se vuelven crónicos en la etapa adulta y resultan más dolorosos para el paciente y también más costosos.

Concientizar, desde la niñez

Para la Asociación Mexicana de Pediatría, es muy difícil lograr que un adulto deje esta adicción, pese a los esfuerzos que hacen las autoridades de salud para combatirla.

Bajo este argumento, la propuesta es que se emprenda una campaña que tenga como objetivo a menores de los 10 a los 18 años, es necesario sensibilizar a estos grupos, para que en un futuro no engrosen la población que tiene enfermedades crónicas como las cardiovasculares, cáncer, deficiencias respiratorias, daños en los riñones, estómago, etcétera.

El también subdirector del Instituto Nacional de Pediatría reconoce que es una labor fuerte, porque las organizaciones que luchan contra el tabaquismo no tienen el mismo respaldo financiero que la industria tabacalera.

Sin embargo, puntualiza, se debe de hacer el esfuerzo, emprender una campaña antitabaco desde la casa, en las escuelas, pues se trata de impulsar una educación libre de humo en la que se vean también comprometidas las personas más cercanas a los niños, como son la mamá, papá y los maestros.

Riesgos y consecuencias del tabaquismo

De acuerdo con el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), quienes comienzan a fumar antes de los 15 años tienen un riesgo cuatro veces mayor de desarrollar cáncer pulmonar que los que empiezan después de los 25 años. En los hombres, hay mayor probabilidad de contraer cáncer es de cinco a 20 veces mayor.

En caso de embarazados en adolescentes y jóvenes, el tabaco puede provocar presencia de partos prematuros, productos de bajo peso al nacer, abortos de repetición y muertes neonatales, esto porque los 4 mil químicos del cigarro pasan de la madre al feto a través de la placenta.

La exposición al humo de cigarro in útero se ha asociado a déficit en la función pulmonar, un mayor riesgo de síntomas respiratorios, déficit somático como disminución de la talla y pequeñas deficiencias en la inteligencia y la conducta.

Después del nacimiento, la exposición pasiva al humo del cigarro se ha asociado al síndrome de muerte súbita del recién nacido.

Según el INER, el consumo de un cigarro al día aumenta 0.33 miligramos de colesterol en el hombre y 0.48 en la mujer.

El Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias advierte también que el humo del cigarro condiciona un estado de hiperactividad bronquial predisponiendo a una obstrucción crónica de la vía aérea, evento conocido como Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica. Además, estima que de 200 mil a 1 millón de niños asmáticos al año se afectan por esta exposición. 

La nicotina tiene un efecto directo sobre los vasos sanguíneos; incrementa los niveles séricos de colesterol, condicionando la aparición temprana de arterioesclerosis. También produce enfermedades cerebrovasculares, tanto en hombres como en mujeres. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: