Niño sin cinco vértebras ni sacro logra caminar

El niño de seis años puede caminar gracias a una terapia que combina la hormona del crecimiento y rehabilitación

29/05/2017 2:16
AA

Hace seis años, el médico Jesús Devesa, conoció a un paciente con uno de los casos más difíciles: un bebé que había nacido sin cinco vértebras ni sacro, y que además no tenía control de sus esfínteres.

“Cuando vi al niño por primera vez, me impactó”, recuerda.

Si bien el caso parecía complicado, el doctor no se dio por vencido y gracias a su constancia, el pequeño ya puede caminar.

“Es el primer caso de estas características que se describe en la historia de la medicina con un resultado favorable”, dice.

El tratamiento

El especialista de la clínica Foltra de Teo, detalló que el éxito reside en una terapia que combina la hormona del crecimiento y rehabilitación.

“A partir de la última raíz de la médula espinal se consiguieron formar nuevas raíces”, que fueron prolongando las conexiones nerviosas hasta las partes del cuerpo que estaban desconectadas, que era del trasero hasta los pies.

Devesa indicó que cuando conoció al pequeño a los nueve meses de edad, no tenía movilidad ni sensibilidad en las piernas, ni control de los esfínteres. En cuanto se le realizó el tratamiento, se vieron resultados favorables a los cuatro meses.

“Pero a los tres o cuatro meses apareció alguna sensibilidad en los muslos y, a partir de ahí, la evolución fue lenta pero continua”, señala.

A los cinco años, añade, ya tenía control de sus esfínteres y podría andar con muletas, aunque no de una forma “impecable” debido a la falta del sacro. Ante esto se está considerando en implante de uno artificial.

Un gran avance

El médico mencionó que este caso representa un punto de partida para que otros casos similares o no tan severos, puedan recibir tratamiento oportuno, es decir desde los primeros meses de vida.

“Porque si en vez de a los nueve meses, hubiésemos actuado cuando tenía tres o cuatro años, probablemente no habría este resultado”, explica.

Añade que hasta ahora sólo se indicaban “medidas de apoyo ortopédico o familiar” y en algunos casos, la amputación a nivel de las rodillas.

“Algunos autores publicaron que la amputación era una medida muy eficaz, al permitir sentarse sin que las piernas incomoden por no tener movimiento”, mencionó.

No es el único caso

Devesa indicó que este caso no es el único que ha tratado, pues también está el de un joven que ahora tiene 15 años y que hoy puede hablar, andar, jugar futbol, nadar, escuchar e ir al colegio como cualquier otro chico, a pesar de que cuando tenía dos semanas de vida, los médicos propusieron desconectarlo.

“Nació en parada (cardíaca) y estuvo (así) durante minutos. Los médicos dieron por hecho que sería sordo, ciego, mudo y tetrapléjico. Pero recuperó totalmente”, narró.

Así comenzó el tratamiento de hormona de crecimiento

Devesa comenzó su trabajo en 2002 a razón de un accidente que provocó una afectación cerebral muy grave a su hijo mayor.

“Fue el primer paciente en recuperarse con hormona del crecimiento tras un traumatismo craneoencefálico”, dijo.

Gracias a que buscó la forma de ayudarlo, hoy otros niños pueden beneficiarse de la teoría.

“Me jugué el tipo. Hablé con los médicos de la UCI y me dijeron: ‘es tu hijo, tú decides’. Nunca se había hecho un tratamiento así”, recordó.

(Con información de 20 minutos)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: