Niños deben aprender a reírse de sí mismos

Esta actitud les ayudará a crecer seguros de sí mismo, a ser asertivos y más sociables

19/01/2017 4:00
AA

La inseguridad y problemas para resolver conflictos, son cosas que pueden evitarse en la edad adulta si desde pequeños se trabaja en ello con el apoyo de los padres.

Una técnica que ayuda a que los niños crezcan seguros de sí mismos, sean asertivos y más sociables, es que aprendan a reírse de sí mismos.

“Un niño que sabe asumir una broma, que comprende el sentido literal y figurado de las cosas, suele ser más seguro de sí mismo y también más asertivo y valiente”, explica Rosario Ortega Ruiz, catedrática de Psicología en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Córdoba.

Añade que tomarse las cosas con humor no sólo ayudará a tener una vida adulta plena, satisfactoria y feliz, sino que también puede convertirse en una especie de capa de protección ante situaciones complicadas que se llegan a presentar en la escuela

Como arma para enfrentarse al bullying

La especialista indica que esta actitud no inmuniza “contra problemas de violencia interpersonal como es el bullying, que no es ninguna broma”, aunque sí podría ayudar en ciertas situaciones.

“No es el antídoto definitivo contra el victimismo, sí es un signo de inteligencia, equilibrio y madurez emocional, ya que proporciona seguridad y confianza. Y esto sí que es una eficaz vacuna para enfrentarse a ciertos fenómenos de bullying”,  dice.

Detalla que ayuda porque cuando un acosador nota que el otro niño tiene el perfil descrito, no lo toca.

“Y si lo intenta se encuentra con que la víctima potencial sabe defenderse y pedir ayuda, conoce sus derechos”, menciona.

La importancia del sentido del humor

Tener sentido del humor, no sólo ayudará a afrontar mejor conflictos en las escuela, sino que aumentará la autoestima de los niños y también de los adultos.

“La autoestima es la relación entre nuestra imagen real (tal como somos aquí y ahora) y la ideal (la que soñamos ser). Cuando hay una diferencia muy grande entre ambas, hablamos de que hay baja autoestima. El sentido del humor hace que ese trecho desparezca. En ese momento, uno [adulto o niño] es capaz de reírse de sus defectos, sus complejos, sus trabas… No pide el reconocimiento de los demás para sentirse bien consigo mismo y se acepta tal cual es”, explica David Ramírez Castillo, profesor de psicología e investigador en la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad de Navarra.

Aprender a reírnos de las falta propias y admitir nuestros errores, nos ayudarán a tener mayor confianza, pero ¿cómo debemos hacerlo?

Eduardo Jáuregui, profesor de Psicología Positiva de la Universidad de Saint Louis (campus de Madrid), indica que la mejor forma de lograrlo es a través del juego.

“El juego es el modo de aprendizaje más natural y una magnífica forma de motivar la curiosidad, la creatividad y el coraje. En Finlandia, que cuenta con uno de los sistemas educativos con mejores resultados a nivel mundial, los niños y niñas no hacen otra cosa que jugar hasta los siete años”, dice.

Bromas y violencia

Por su parte, Jesús Damián Fernández, doctor en Pedagogía y cofundador, junto a Jáuregui, del proyecto Humor Positivo, aclara que así como es bueno hacer bromas y tener sentido del humor, de igual manera se debe aprender a decir “basta”.

Indica que en ocasiones, el humor pierde protagonismo a favor del amor propio y la firmeza, pues la línea que divide la broma de la agresión es muy fina.

“Bajo mi punto de vista, una broma solo puede ser considerada como tal cuando todos acaban siendo cómplices y nadie se siente herido. De no ser así, ya no estaríamos hablando de un humor positivo y prosocial, sino de todo lo contrario”, concluye.

(Con información de El País)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: