Niños no deben tener todo lo que quieren

Dar todo lo que piden los convierte en déspotas, infelices e insatisfechos

26/01/2017 2:28
AA

Un deseo común de los niños es querer tener todo lo que les gusta, lo que muchos padres suelen cumplir para hacerlos felices, pero ¿realmente es bueno hacerlo?

La profesional Eugenia Piñero, explica que dar a los niños todo lo que piden, provoca que se vuelvan intolerantes a la frustración, crezcan siendo infelices, insatisfechos y con problemas para enfrentarse a la vida.

“El niño ha de aprender que no puede tener todo lo que quiere. Debemos ayudarles a manejar su frustración y que sean capaces de expresarla en palabras, entendiendo que un berrinche no es la forma adecuada de conseguir lo que pretenden”, indica.

No corregir los berrinches, añade, puede provocar que el niño adopte malos comportamientos como hablar de forma grosera e incluso llegue a amenazar a los padres.

Asimismo lo convierte en alguien exigente, déspota, que quiere las cosas ya, poco tolerante y que no valora lo que tiene.

De continuar con este comportamiento, el niño crecerá como un adulto insatisfecho que tiene “problemas para respetar límites; además de personas infelices, frustradas, con dificultades para manejar los inconvenientes de la vida desde los más cotidianos a otros más complejos”, dice.

¿Cómo tratar un berrinche?

Los niños hacen berrinches porque saben que es una forma de conseguir lo que quieren rápidamente; sin embargo, los padres deben demostrar que no es así.

Para combatir un berrinche lo que se debe hacer es lo siguiente:

  • Intenta calmar al niño con un abrazo u otro tipo de contacto físico cálido.
  • Dile que cuando se tranquilice hablarás con él.
  • Cuando esté relajado, acércate y presta atención a su comportamiento tranquilo.
  • Al hablar, pregúntale por qué se ha enojado. Esto le ayudará a razonar sobre su comportamiento y las alternativas que tiene para resolverlo.

“Tenemos que entender estos berrinches como una forma de exteriorizar el malestar emocional que no saben o no pueden expresar de otra manera”, dice.

De igual manera, hay que enseñarles a controlar la frustración de manera adecuada y que asuma responsabilidades acordes a su edad, dejarlos ser auto suficientes y autónomos.

Otro aspecto fundamental es inculcarles que los premios que pueden obtener por su buen comportamiento no sólo son cosas materiales, sino que pueden ser muestras de cariño como un beso, abrazo o chocar la mano.

“(Es fundamental) que los padres vayan en consonancia y trabajen en equipo para la educación de sus hijos”, concluye.

(Con información de ABC)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: