No es recomendable mezclar bebidas energéticas con alcohol

El alto nivel de cafeína presente en estas bebidas lleva a que su combinación con alcohol crea una falsa sensación de sobriedad.

02/12/2014 4:02
AA

El abuso de bebidas energéticas, con alto contenido de cafeína, podría resultar perjudicial para la salud, por lo que los expertos recomiendan el consumo moderado y no combinarlos con alcohol, así como evitar que niños y grupos vulnerables las ingieran.

 
Jordi Salas-Salvadó, catedrático de Nutrición de la Universidad Rovira i Virgili en Tarragona, estas bebidas contienen sustancias que aportan una cantidad importante de cafeína y que buscan elevar el estado de activación del sistema simpático, el encargado de aumentar la frecuencia cardiaca o el estado de atención.
 
Mientras que los efectos positivos se limitan por sus posibles efectos secundarios, como el aumento de la frecuencia cardiaca, de la presión arterial o del gasto calórico (termogénesis).
 
Las bebidas energéticas no deben superar la cantidad de 32 miligramos de cafeína por  cada 100 mililitros. Sin embargo, en la actualidad están surgiendo nuevos formatos que podrían alterar la percepción del consumidor en relación a la cantidad que se puede tomar o que pueden incitar a un mayor consumo.
 
Las bebidas energéticas más conocidas llevan tres o cuatro veces más la cantidad de cafeína presente en otras bebidas como refresco de cola o café. 
 
La concentración de cafeína en las bebidas energéticas está establecido, sin embargo, la cuestión está en el consumo diario de grandes cantidades de bebidas energéticas o una combinación de distintas bebidas que contienen cafeína, lo que eleva el consumo de esta sustancia entre la población.
 
Se han registrado algunos casos de crisis psicóticas y muerte súbita asociados a la combinación de bebidas energéticas y abuso del alcohol, señala el investigador.
 
De acuerdo con el experto, el elevado nivel de cafeína presente en las bebidas energéticas lleva a que su combinación con alcohol cree en los adolescentes y adultos una falsa sensación de sobriedad que les lleva a seguir consumiendo alcohol.
 
Los contenidos que se incluyen en las bebidas energéticas como taurina, vitamina B o gluconorolactona, no se ha demostrado que tengan algún efecto beneficioso o perjudicial en las dosis que se encuentran.
 
Indicó que el problema de estas bebidas está en las grandes cantidades de cafeína que aportan y que su abuso puede ser perjudicial para los grupos vulnerables. Agregó que en el caso de personas con arritmias puede ser perjudicial porque la cafeína es un estimulante de los receptores alfa, asociados al riesgo cardiaco.
 
Juan del Coso Garrigós, investigador del Laboratorio de Fisiología del Ejercicio de la Universidad Camilo José Cela de Madrid, asegura que hay que diferenciar entre las bebidas energéticas, no diseñadas para el deporte, y las deportivas que ayudan a reponer la hidratación y minerales perdidos durante el ejercicio.
 
Dijo que las bebidas energéticas pueden llegar a proporcionar un efecto estimulante en el deportista por eso se toman antes de su práctica, mientras que las deportivas se beben durante o después.
 
Un estudio realizado por el doctor Del Coso muestra que el consumo de bebidas energéticas antes de realizar deporte mejora el rendimiento físico. En el caso de sus efectos para la salud, se descubrió que el 30 por ciento de los deportistas indicaron tener insomnio, sentirse más activos y más nerviosos el resto del día cuando tomaron las bebidas energéticas pero no se hallaron otros efectos perniciosos (Con información de Infosalus).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: