Que las preocupaciones no dominen tu vida

Asigna dos momentos del día para pensar en tus problemas y resolverlos

30/10/2016 11:55
AA

Las preocupaciones son algo normal que todos tenemos en algún momento del día, pero lo que no se debe permitir es que tomen el control de nuestra vida.

En ocasiones en el intento de eliminar las preocupaciones, pensamos más en ellas y con mayor fuerza, ¿por qué?

Esto se debe a la teoría de los procesos irónicos implementada por Wegner en 1994, la cual afirma que cuando la mente intenta no pensar en algo, hace todo lo contrario.

La razón es que el cerebro optimiza sus recursos y primero enfoca su atención en el núcleo del pensamiento para después negarlo. El proceso es automático, por lo que si alguien te dice “no te preocupes”, inevitablemente lo harás.

¿Cómo dejar de preocuparnos?

Una técnica que puedes probar es la diseñada por Ad Kherkof, un psicólogo clínico de Holanda, que ha ayudado a la gente a preocuparse menos.

En un comienzo, el especialista probó su método en aquellos que tenían pensamientos suicidas y con problemas de ansiedad. Posteriormente lo hizo con los que se preocupaban demasiado y con frecuencia.

La técnica

Lo único que debes hacer es programar tu “tiempo de preocupación”, el cual debe ser dos momentos al día durante 15 minutos.

Si te preocupa algo fuera de tu “tiempo de preocupación”, debes decirte que ese no es el momento indicado para preocuparse, sino que lo harás después.

Cuando el primer momento llegue, evita estar en tu cama o sillón favorito. Lo mejor es sentarte derecho y lidiar con tus problemas en ese momento.

Recuerda no abrumarte queriendo resolver todas en un instante. Piensa en cada problema y busca la solución a cada uno.

A la segunda sesión de preocupación sólo debes dedicarle cinco minutos a los problemas y diez a pensar cosas positivas, por ejemplo, un momento donde fuiste feliz o te sentías orgulloso.

¿Si ganan las preocupaciones?

En caso de que las angustias te invadan fuera de tus tiempos establecidos para pensar en ellas, busca algo para distraerte.

Puede ser leer un libro, llamar a un amigo, escuchar tu música favorita, cocinar, ver películas, etc.

Esto no significa que evadas tus problemas sino que los abordarás cuando llegue el momento.

Lo más importante es que no des a tus preocupaciones más atención de la necesario. Recuerda que al final, todo tiene solución.

(Con información de BBC)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: