Estudios anteriores publicados por la Revista Americana de Nutrición Clínica, aseguran que la ingesta de productos lácteos y proteínas de origen animal pueden aumentar los niveles hormonales en la sangre, incluido el factor de crecimiento, lo que podría favorecer a diferentes tipos de cánceres

Sin embargo, tras un seguimiento de ocho años, por primera vez se logró tener información que asegura que sería la leche y no otros productos (como el queso o el yogurt) los responsables de incrementar los riesgos de cáncer de próstata.

(foto: unsplash)

Los lácteos y el cáncer de próstata

Un estudio realizado por los investigadores de la Universidad de Loma Linda, en Estados Unidos, encontró que los hombres que consumen mayor cantidad de lácteos (fundamentalmente leche), tenían un riesgo mayor de tener cáncer de próstata, en relación a los varones que no lo consumían.

Según los resultados, los varones que consumían en promedio 1 y 3/4 de taza de leche (aproximadamente 430 gramos) de forma diaria, tenían un 25% más riesgo de padecer cáncer de próstata en comparación de quienes consumían solo media taza a la semana.

“Nuestros resultados añaden un peso importante a otras pruebas que asocian los productos lácteos, en lugar del calcio no lácteo, como un factor de riesgo modificable para el cáncer de próstata", indica el investigador principal, Gary Fraser, profesor de la Facultad de Medicina y la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Loma Linda.

Para el estudio se evaluó también la ingesta de calcio no lácteo (es decir, dar dosis y procurar el consumo de calcio en otros alimentos), para saber si es que era este el responsable del aumento de riesgo para cáncer prostático. Sin embargo, el estudio encontró que no existió un aumento en el riesgo, por lo que se sugiere que hay otras sustancias en la leche que son responsables de elevar el riesgo.

Además, los investigadores señalan que no existían diferencias si la leche era entera, baja en grasas o totalmente descremada; y por otro lado, no se encontró ningún tipo de asociación entre el aumento del riesgo con el consumo de queso o yogurt.

Para los investigadores también es importante destacar que es a partir de los 150 gramos diarios cuando existe un aumento continuado del riesgo.

(foto: unsplash)

El estudio: cómo se realizó

Para llegar a los resultados, se hizo una evaluación de más de 28,000 hombres norteamericanos, evaluando su dieta y haciendo un seguimiento y revisión de los registros estatales, principalmente del estado del cáncer de próstata de los participantes durante casi ocho años, años entre los que se detectaron 1,254 casos nuevos de cáncer de próstata en el grupo de estudio.

Además, como se utilizaron cuestionarios de frecuencia de alimentos, también se logró separar al grupo y la ingesta de calcio que no provenía de los lácteos, es decir, que era consumido de frutos secos, semillas, verduras, frutas, cereales fortificados y legumbres.

A través de modelos estadísticos, descartaron la influencia de este tipo de consumo de calcio, así como de antecedentes familiares de cáncer de próstata, la raza y la edad.

Los estudios anteriores

Una revisión de 47 artículos, que fue publicada en 2009 en la Revista Americana de Osteopatía, concluía que los productos de origen lácteo estaban relacionados a mayor cáncer de próstata en occidente, aunque se desconocía con exactitud qué cantidades o ingredientes eran los responsables.

Esta misma revisión concluyó que en los países asiáticos, donde existe menos consumo de estos productos, que son considerados la principal fuente para obtener calcio, existía también menor prevalencia de cáncer de próstata.

Además, también se encontró que las dietas que se inclinaban a lo vegetariano, ofrecían una reducción del riesgo de cáncer de próstata

(foto: pexels)

El cáncer de próstata

El cáncer de próstata es un tipo de tumor maligno que crece en la próstata (que es la glándula encargada de producir parte del líquido seminal), que puede no presentar síntomas específicos, refiere el IMSS.

El Instituto Nacional de Salud Pública, informa que en México, el cáncer de próstata representa la primera causa de muerte por cáncer en hombres, con un índice de 9.8 muertes por cada 100 mil hombres.

Usualmente aparece a partir de los 50 años, pero su diagnóstico suele realizarse, usualmente a los 65 años, pues aproximadamente un 65% de los diagnósticos se realizan a esa edad, que es usualmente cuando el crecimiento es lo suficientemente importante como para producir los síntomas, que, según el CDC, pueden ser los siguientes:

  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Un chorro de orina que es sin fuerza, o que puede ir por partes
  • Se va frecuentemente al baño, normalmente en la noche (a esto se le conoce como nicturia)
  • Dolor o ardor al ir al baño, o al eyacular
  • Sensación de que no se puede vaciar la vejiga, o definitivamente no hacerlo
  • Sangre en orina o semen
  • Dolor que no se quita en la espalda, las caderas o la pelvis

(Con información de: Infosalus, Redacción Médica, IMSS, CDC, Instituto Nacional de Salud Pública)