El aceite de oliva es el complemento perfecto de muchos platillos, pero también es un reconocido remedio natural contra el estreñimiento, pues se dice que basta comer unas cucharadas de este aceite para terminar con las molestias. ¿Es cierto? Te lo decimos.

De acuerdo con el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, el estreñimiento es una afección en la cual se tienen menos de tres evacuaciones a la semana.

Las heces son duras y secas o grumosas, por lo que es difícil o incluso doloroso expulsarlas. En algunos casos queda la sensación de que la evacuación no fue completa.

Aceite de oliva ¿funciona contra el estreñimiento?

Uno de los remedios más comunes contra la falta de evacuaciones son las cucharadas de aceite de oliva y es que tiene propiedades laxantes moderadas, por lo que ayuda a ablandar las heces y a que el momento de ir al baño sea menos doloroso.

(Foto: Pexels)

Sus ácidos grasos suavizan el interior del intestino, facilitando el movimiento de los desechos.

Un estudio de la Universidad Federal de Sao Paolo en Brasil explica que después de 4 semanas, los resultados apuntaron que el uso diario de aceite de oliva resultó eficaz en el tratamiento del estreñimiento

Por su parte, el portal especializado Mejor con Salud detalla que al ingerir el aceite de oliva, aumenta la producción de bilis, favoreciendo así la digestión de alimentos ricos en grasa. Por otra parte, tiene propiedades antiinflamatorias que también pueden contribuir con el alivio.

¿Cómo consumir el aceite de oliva contra el estreñimiento?

Lo ideal es que tomes una cucharada de aceite de oliva en ayunas, pero si no te agrada mucho el sabor, puedes probar combinarlo con otros ingredientes. 

(Foto: Pexels) 

Por ejemplo mezclado con una cucharadita de limón, con yogurt natural, con un plátano machacado, o en una taza de café caliente.

De igual forma, puedes incluir el aceite de oliva en aderezos de ensaladas, pescados y verduras, para aumentar su ingesta y disfrutar de otros de sus beneficios, como una mejor salud cardiaca.

La Fundación del Corazón indica que gracias a su alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico) y poliinsaturados (ácido linoleico), el aceite de oliva aporta importantes beneficios como:

  • Mejores niveles de colesterol HDL (bueno)
  • Disminución del colesterol LDL (colesterol malo)
  • Control de la hipertensión arterial
  • Menos riesgo de trombosis y diabetes

Recuerda que antes de comenzar a tomar una cucharada de aceite en ayunas como remedio para el estreñimiento consulta con tu médico, ya que podría haber posibles contraindicaciones o incluso, detectar que hay otro problema más serio que causa el estreñimiento.

¿Qué causa estreñimiento?

El estreñimiento crónico tiene muchas causas posibles, como las obstrucciones en el colon o el recto que detienen el movimiento de las heces, los problemas con los nervios alrededor del colon y el recto, alteración de las hormonas en el cuerpo como en el embarazo y la diabetes, así como la falta de hidratación, una alimentación baja en fibra, el sedentarismo, la edad avanzada y la toma de ciertos medicamentos. 

(Foto: Pexels) 

Toma en cuenta que ningún remedio natural tiene efecto inmediato ni puede combatir el estreñimiento por sí solo, ya que se necesita de un tratamiento supervisado por el médico y mantener un estilo de vida saludable.

La recomendación de los expertos es incorporar abundantes cantidades de alimentos ricos en fibra como los frijoles, vegetales, frutas, cereales integrales y salvado; consumir menos alimentos con bajo contenido de fibra, como los alimentos procesados, los productos lácteos y la carne, beber mucha agua y hacer ejercicio periódicamente.

Otro de los puntos que destacan desde Mayo Clinic es no ignorar cuando se tiene el impulso de defecar, establecer horarios regulares para evacuar y controlar el estrés. 

(Con información de Mejor con Salud, Business Insider, Mayo Clinic) 

Para saber más de...¿Qué es el colesterol y por qué es tan importante vigilarlo?

¿Qué es?
El colesterol es una sustancia que fluye por el torrente sanguíneo y, contrario a creencias populares, es producida en un 75% por nuestro cuerpo mediante el hígado; de hecho solo el 25% del colesterol total del organismo se absorbe por los alimentos. Su función más importante es ayudar en el funcionamiento de las células.
(Foto: Mora Manuela Vieytes, Arteria saludable - Mora Manuela Vieytes, CC BY-SA 3.0)
Colesterol bueno:
Su nombre científico es Lipoproteínas de Alta Densidad (HDL) y se dice que es colesterol bueno porque ayuda a eliminar el colesterol malo de la sangre al evitar se acumule en las arterias. Mientras más alto el nivel de HDL, menos colesterol malo habrá. El HDL se encuentra en el aceite de oliva, aguacates, omega-3, avena y otros.
Colesterol malo:
Se denomina Lipoproteínas de Baja Densidad (LDL) y se conoce como colesterol malo porque se combina con otras sustancias para bloquear las arterias. Dicho bloqueo puede causar diferentes enfermedades cardíacas que llevan a la muerte. Las grasas saturadas y las trans aumentan el nivel de LDL en la sangre.
¿Y los triglicéridos?
Son un tipo de grasa que el cuerpo crea a partir del consumo excesivo de azúcares, calorías, alcohol y carbohidratos. Esta grasa se transporta por la sangre y se almacena en las células grasas del cuerpo. El riesgo de tener niveles altos de triglicéridos es padecer síndrome metabólico, enfermedades cardíacas y diabetes.
Exceso de colesterol:
El exceso de colesterol no causa síntomas pero se puede detectar fácilmente con una prueba llamada perfil de lípidos. Con el tiempo, el colesterol causa una placa dentro de las arterias lo que provoca una enfermedad llamada ateroesclerosis que reduce el espacio para que fluya la sangre, lo que propicia enfermedades cardíacas.
(Foto: https://www.scientificanimations.com, Coronary Artery Disease, Cropped por Ara4, CC BY-SA 4.0)
Propensión al colesterol:
Aunque el exceso de colesterol puede deberse a la mala alimentación, la realidad es que existen personas con predisposición genética a que su organismo produzca cantidades altas de colesterol. La obesidad y el sobrepeso, la vejez y la dieta basada en grasas saturadas aumentan el riesgo de exceso de colesterol.