publicidad

Otros

En México, obesidad producto de mala alimentación

En 20 años aumentó el consumo de refrescos, botanas y sopas instantáneas, dijeron expertos.

  • 14/05/2013
  • 09:35 hrs.

Investigadores internacionales señalaron que en México existe una situación de alerta respecto a la manera como se alimenta la población, a causa del enorme consumo que hay de refrescos, botanas, sopas instantáneas y comida chatarra, lo que aumenta los índices de obesidad.

Y no sólo eso, sino que los especialistas señalaron en el Foro Internacional sobre Políticas de Combate contra la Obesidad, convocado por la Alianza por la Salud Alimentaria, que la morfología de los mexicanos ha cambiado, ya que ahora tienen más grasa que antes.

Los expertos hicieron hincapié en la necesidad de aplicar nuevos impuestos a la comida chatarra, así como cambiar la información en las etiquetas de los envases, además de regular la publicidad de estos productos.

El consumo de botanas en México ha venido suplantado la alimentación tradicional en los últimos 20 años, señaló Enrique Jacoby, asesor regional en Alimentación Saludable y Vida Activa de la Organización Panamericana de la Salud, en Washington.

Explicó que no es posible que los precios tan bajos de ese tipo de comida permitan que cualquiera pueda acceder a ellos, “hasta el más pobre en la más remota sierra de cualquier parte de nuestros países de América”, además de que se promueva una imagen seductora para el consumo, así como accesibilidad total.

De igual manera, señaló que es importante advertir que existe presión de parte de las compañías que fabrican este tipo de alimentos para que no se aprueben las modificaciones a la ley, para regular la exposición de esta comida hacia los niños.

“Siete países han pasado legislaciones a través de sus congresos para esta exposición y uno a uno la industria ha encontrado manera de derrotarlos”, dijo.

Por otra parte, Michael Jacobson, co-fundador y director ejecutivo del Centro para la Ciencia en el Interés Público (Center for Sciense in the Public Interest), reveló que en Estados Unidos el refresco más grande que se vende es de dos litros, mientras que el de México es de tres litros, y refirió que antes de acudir al foro recorrió algunas tiendas para comprobar el etiquetado de los productos.

Ante esto señaló que el etiquetado “es una broma, porque realmente nadie entiende el contenido de las etiquetas. Además tienen letras muy pequeñas e información confusa”.

En ese mismo sentido, Matthew Myers, presidente de la Campaña para Niños Libres de Tabaco (Campaing for Tobacco Free Kids), explicó que las empresas de alimentos procesados, usan las mismas estrategias que las que alguna vez utilizaron las empresas de tabaco y alcohol.

Finalmente, el director general de Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, Eduardo Jaramillo, reveló que próximamente el gobierno federal presentará la Estrategia Nacional para la Prevención y el control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, que hará énfasis en prevención, promoción de salud y acceso efectivo a la atención médica.

"También contempla aspectos importantes de política pública que tienen que ver con la regulación sanitaria de la publicidad y con el etiquetado de alimentos", concluyó. (Con información de El Universal)

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad