publicidad

Otros

Piden ley contra Obesidad en México

Los alcances del sobrepeso en el país podrían poner en peligro la estabilidad económica y de salud, aseguran expertos.

  • 28/08/2012
  • 15:39 hrs.
La epidemia de obesidad que vive México es tan grande que pone en riesgo la viabilidad sanitaria y económica de todo el país, por ello es urgente contar con una Ley Federal para el Control de la Obesidad, afirmaron ayer la organización civil El Poder del Consumidor (EPC), el Centro de Orientación Alimentaria y el investigador Abelardo Ávila, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.
 
Los especialistas en el tema de obesidad en la población mexicana se reunieron para presentar el documento llamado El fin del Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria (ANSA) y la necesidad de una ley y política integral de combate a la obesidad.
 
El documento es una evaluación de lo que se ha hecho en los dos años de existencia del Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria (ANSA), que es la principal estrategia del gobierno de México para combatir la obesidad y el sobrepeso. Los resultados de la evaluación son negativos. A través de datos oficiales proporcionados por 17 dependencias de gobierno, a través de solicitudes de acceso a la información, El Poder del Consumidor documenta que el Acuerdo Nacional fracasó porque no es una norma obligatoria.
 
“No es una ley, no tiene recursos presupuestales y no tiene forma de obligar a que las partes cumplan con el acuerdo”, explicó en conferencia Alejandro Calvillo, director de EPC.
 
El representante de esta organización no gubernamental dijo que uno de los mayores errores que se ha cometido en la política de salud púbica contra la obesidad es que se ha permitido a las empresas de la industria alimentaria autorregularse, lo que ha generado un ambiente de simulación en el que en realidad no se han modificado los el ambiente generalizado que estimula a comer alimentos altamente procesados, con muchos componentes de azúcares, grasas y harinas.
 
Una nueva ley tendría que ser más estricta para regular la publicidad de alimentos dirigida a niños, la presencia de comida en el interior de las escuelas y la elaboración de etiquetados con información nutrimental clara, según explicó Calvillo.
 
Este mismo punto fue subrayado por la Coordinadora de Salud Alimentaria de EPC, Xaviera Cabada.
 
“En la actual estrategia del gobierno no se ha modificado el ambiente obesigénico, es decir que se repite a los ciudadanos que deben tener un mejor estilo de vida, pero no se le facilita el acceso hacia opciones de alimentación saludable. Necesitamos modificar de fondo lo que nos está enfermando”, dijo Cabada.
 
La doctora Julieta Ponce, del Centro de Orientación Alimentaria dijo que las autoridades han fallado desde la redacción del acuerdo ANSA pues fue tibio en la definición de sus compromisos. Dos ejemplos que dio la doctora Ponce fueron: en lugar de comprometerse a “garantizar” el acceso de toda la población a agua limpia sólo se comprometieron a “aumentar” el actual acceso; asimismo, en lugar de comprometerse a “eliminar” el consumo de bebidas azucaradas en escuelas sólo se comprometió a “disminuir” el consumo de esas bebidas.
 
“El  daño es mucho mayor de lo que creíamos”, dijo el investigador Abelardo Ávila, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán. Un estudio que realizamos en el Instituto Nacional de Nutrición nos mostró que hay niños que desde los primeros grados de primaria ya tienen hipertensión, hiperinsulinismo u otro proceso de daño metabólico. El problema amerita medidas extremas en políticas de salud y población”.
 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad