publicidad

Otros

¿Sabes qué es el balón intragástrico?

Es una alternativa para ayudar a bajar de peso cuando el paciente no logra controlar la cantidad de alimentos que consume.

  • 14/10/2011
  • 11:41 hrs.

Existen diversos grados de obesidad, desde el sobrepeso hasta la obesidad mórbida, independientemente de ello el eje central de los tratamientos para bajar de peso es comer menos y si bien hay diversas técnicas terapéuticas para ello, existen casos en que la persona no logran controlar la cantidad de comida que ingieren, aun cuando cuentan con apoyo psicológico.

En estos casos, una alternativa puede ser el balón intragástrico, señaló el doctor Jesús Montoya Ramírez, integrante del Colegio Mexicano de Cirugía de la Obesidad y Enfermedades Metabólicas. 

 El balón intragástrico es una esfera blanda de silicón, que se llena con solución salina, la cual se inserta en el estómago del paciente mediante endoscopia y, al ocupar parte de la cavidad donde el organismo procesa la comida, se tiene una sensación de saciedad y, por ende, se come menos. 

Entre sus ventajas destaca que no es un procedimiento quirúrgico, es decir no hay cortes pues el balón se inserta mediante endoscopía por tanto es poco invasivo.

Sin embargo, aclaró el doctor Montoya Ramírez, debe quedar claro que es temporal, se coloca únicamente durante seis meses y la recomendación médica es que se coloque uno nuevo sólo en casos de obesidad mórbida.

 Si después de estos seis meses, el paciente retoma malos hábitos alimenticios, irremediablemente subirá nuevamente de peso, pues la obesidad no se cura, sólo se controla. 

Indicó que por ello existen parámetros para ser candidato al balón intragástrico:

  • Si registra de 10 a 15 kilogramos arriba del peso ideal
  • Si el índice de masa corporal está entre 25 y 39.9
  • Si estás preparado para iniciar nuevos hábitos y mejorar tu calidad de vida

El experto refirió que existen algunos efectos secundarios pasajeros, como son náuseas, vómito, diarrea, calambre y/o timpanismo, que desaparecen una vez que el organismo se acostumbró al balón.

Por otra parte, existen contraindicaciones:

  • Embarazo
  • Tratamiento crónico de esteroides a largo plazo
  • Consumo de drogas y/o alcohol en los últimos 12 meses
  • Antecedentes de cirugía gastrointestinal, obstrucción, hernia hiatal grande o peritonitis
  • Registro de enfermedad renal, hepática o pulmonar grave
  • Apatía o rechazo para cambiar los hábitos de vida

¿Por qué no puedo deja de comer?

El doctor Jesús Montoya Ramírez explicó que los alimentos en la mayoría de las ocasiones están asociados a emociones o bien a estados de ansiedad, depresión y otros trastornos, de ahí la dificultad de las personas de poder dejar de comer, aún cuando tengan la voluntad de hacerlo y la conciencia de que están en riesgo de desarrollar o agudizar problemas metabólicos, como son hipertensión, dislipidemias y diabetes, que pueden derivar en enfermedades cardiovasculares.

Si bien existe el apoyo de la atención psicológica y en casos necesarios de la psiquiátrica (como es el caso de trastornos mayores como la bipolaridad), hay pacientes que requieren de un tratamiento largo, lo cual puede derivar en un círculo vicioso donde aumenta la tensión del paciente de no lograr bajar de peso en menor tiempo y esto lo lleva a comer más, situación que se observa tanto en quienes requieren de bajar de 10 a 15 kilos o los que necesitan disminuir 20, 50 o hasta más de 100 kilos extras.  

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad