publicidad

Otros

Siete, de 10 mexicanos adultos, con sobrepeso

La obesidad ha rebasado el ámbito de la salud pública, pues las enfermedades crónicas derivadas, son una amenaza para la economía de México.

  • 05/08/2013
  • 22:27 hrs.
El problema del sobrepeso y la obesidad en México, ha rebasado el ámbito de la salud pública; su profundidad y dimensión lo convierten en una amenaza para nuestra viabilidad como nación, aseguró en entrevista con lasillarota TV, Eduardo Jaramillo, director general de Promoción de la Salud, de la Secretaria de Salud federal. 
 
Y es que, dijo el funcionario, las enfermedades crónicas no transmisibles,  como la diabetes, afectan la productividad laboral, el desempeño escolar y la competitividad económica del país.
 
Según datos de la Encuesta Nacional de Salud 2012, 7 de cada 10 adultos padece sobrepeso y obesidad, en el país. Mientras que entre la población escolar tres de cada siete niños las padecen.
 
“Este es un problema social multidimensional, los mexicanos hemos tenido un cambio importante en los estilos de vida, en los patrones de consumo, así también, se han incrementado factores de riesgo derivados del sedentarismo, y las dietas hipercalóricas y de poco valor nutritivo.
 
El costo
La estimación en caso del tratamiento de enfermedades crónicas no transmisibles es de aproximadamente la tercera parte del gasto en la Secretaría de Salud, lo que equivale a 25 mil millones de pesos al año, detalló Eduardo Jaramillo.
 
Sobre la estrategia que propone la dependencia, el funcionario detalló que se trata de un programa integral que considera la promoción de la salud, activación física, y de consumo de agua simple.
 
Además, se están promocionando campañas educativas en diversos entornos, empezando por la casa, y que fomentan el menor uso de videojuegos. “La información para el consumidor debe ser clara, y debe incluir guías para que aprenda a leer las etiquetas”.
 
Jaramillo destacó que el objetivo de la Secretaría de Salud es virar del enfoque curativo, con el que fue concebida, a transitar a un modelo de prevención de riesgo que permita mantener sano al sano.
 
Cabe señalar que la obesidad es factor de riesgo importante para desarrollar Diabetes mellitus tipo 2 y, según la propia Secretaría de Salud, más del 60% de este tipo de Diabetes está asociado a obesidad, enfermedades cardiovasculares y cánceres.
 
 “El problema de la obesidad y el sobrepeso se ha venido acumulando y creciendo por décadas. Si no actuamos de manera responsable estaríamos cancelando la posibilidad de que nuestros hijos tengan la expectativa de vida que tenemos nosotros o la que tienen o tuvieron nuestros padres”, concluyó el funcionario.
 
Legalización de la mariguana, vista desde la salud pública
Sobre la discusión de la legalización del consumo de la mariguana en México, o de incrementar la dosis de tenencia mínima por parte de un usuario, Eduardo Jaramillo dijo que este es un tema que debe de ventilarse donde está representada la sociedad, que es en el Congreso.
 
“Hay que considerar que se trata  de una droga que tiene repercusiones en la salud,  porque su consumo en exceso afecta la concentración y la motricidad, por tanto quien la consume no debe manejar un automóvil porque puede provocar accidentes”.
 
Según el funcionario, un tema como el del consumo de la mariguana y la legalización de una mayor dosis en manos de un usuario, debe considerar la cadena de producción, el trasiego, la comercialización, el consumo y las implicaciones para la salud pública, para quien la consume y para terceros.
 
Sobre si esta posible legalización podría abrir la puerta a otras adicciones, Jaramillo dijo que “no hay una vacuna contra las adicciones, la única vacuna es la información, la educación, y ser responsables en comunicar a los jóvenes cuál es el riesgo objetivo del consumo de cualquier sustancia psicoactiva, sean tabaco, mariguana, alcohol o cualquier otra droga”.
 
Entre las drogas que más consumen los mexicanos y las mexicanas se encuentran en primer lugar el alcohol, “una droga legal que es la que más incremento ha tenido, sobre todo entre jóvenes y mujeres, y la que más está asociada a episodios de accidentes automovilísticos, así como a lesiones, homicidios, y violencia intrafamiliar y social”.
 
Una discusión de este tipo, concluyó Jaramillo, debe partir de un debate responsable y multidisciplinario, “pues el costo de cualquier enfermedad o adicción, tarde o temprano, lo paga la sociedad”.

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad