publicidad

Otros

Velocidad al comer no afecta digestión

Especialista explicó a SUMEDICO que comer rápido o lento no ocasiona cambios en el vaciado del estómago, más bien la cantidad de comida ingerida.

  • 12/09/2012
  • 13:51 hrs.
Dicen que comer lento nos ayuda a tener una mejor digestión y a no engordar de más, sin embargo, de acuerdo con el gastroenterólogo Carlos Lipchitz, esto es un mito, porque  “la digestión se realiza cuando el estómago se vacía y la comida pasa al duodeno, y la velocidad con la que comemos nada tiene que ver ni con este proceso ni con la obesidad”, dijo.
 
“La velocidad de ingesta de alimentos tiene que ver más bien con los nervios personales, es decir cuando una persona sufre de estrés, o es muy nerviosa, tiende a realizar sus actividades con mayor velocidad, incluyendo la comida”, aseveró.
 
Mientras que las personas que están más tranquilas y viven más relajadas se toman su tiempo para comer, y degustan los alimentos de forma más lenta. Sin embargo, estadísticamente no hay pruebas que confirmen que la velocidad con la que se come tenga que ver con el peso corporal o los problemas digestivos.
 
Incluso afirmó que la obesidad es la prueba más clara que una persona tiene una buena digestión, “la obesidad ocurre porque comemos de más o porque consumimos alimentos altos en grasas, si no hubiera buena digestión sería normal tener problemas de diarrea o malestar estomacal, pero las personas no tendrían obesidad porque no se asimilaron bien los componentes de la comida”, dijo.
 
El experto señaló que el proceso digestivo es como un elevador en el que muchas personas quieren subir, “nosotros comemos y llenamos el estómago, posteriormente éste se vacía para que el alimento pase al duodeno, pero cuando se llena esta parte del intestino, el vaciado se detiene, es como el oficial que le dice a la gente que debe esperar el siguiente ascensor, y una vez despejado, continúa el vaciado del estomago”.
 
Lipchitz indicó que más que la velocidad, la cantidad de comida es la que juega un papel importante para que la digestión termine antes o después, “pero el terminar pronto o no, nada tiene que ver con la calidad, la digestión de igual manera será correcta”.
 
“Esto lo podemos ver con los estudios que han demostrado que hay personas obesas que comen rápido o muy lento, y personas delgadas que también comen muy rápido o muy lento”, apuntó.
 
El gastroenterólogo, señaló que más bien todas estas creencias son ideas a las que nos aferramos para sentirnos bien y tratar de seguir un patrón “correcto”, en este caso en la forma de comer, pero “el cuerpo es muy sabio y sabe cómo dividir los alimentos para llevar a cabo la digestión”.
 
Finalmente aconsejó llevar una dieta balanceada, evitando grasas excesivas y no forzar al cuerpo a mucha comida sino comer moderadamente, pero tampoco privarse de papitas fritas o postres, siempre y cuando no se conviertan en la dieta de todos los días.
 
(*) Dr. Carlos Lipchitz
Gastroenterólogo Pediatra
Hospital de Houston Texas, 
Medico Consultor de enfermedades gástricas
 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad