Obesidad, enfermedad, no una condición

La gente se acostumbra al sobrepeso y comienzan a apreciarlo como algo que simplemente ocurre, dijo a SUMEDICO especialista.

30/06/2013 1:15
AA
A pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) catalogó la obesidad como enfermedad en 1995, en Estados Unidos, recientemente, la Asociación Americana de Médicos (AMA, por sus siglas en inglés) determinó que la obesidad ya sería tomada en cuenta como tal.
 
Ante esto y la duda que pesa sobre la obesidad, que en algunos círculos es considerada como una condición y en otros como una enfermedad, inclusive entre los mismos médicos, SUMEDICO platicó con la maestra Ana Bertha Pérez Lizaur, directora del Departamento de Salud de la Universidad Iberoamericana, quien señaló que, en efecto, la obesidad es una enfermedad, no obstante, indicó que las motivaciones para que en Estados Unidos ya se le considere de esa manera tienen que ver con las aseguradoras.
 
“Esta decisión que se tomó en Estados Unidos responde al asunto de las aseguradoras, para que los médicos puedan cobrar por el tratamiento integral de esta enfermedad, cuando anteriormente se le consideraba como algo que, simplemente, le sucede a alguien. No obstante, la obesidad es en sí misma una enfermedad que se relaciona con otras comorbilidades como diabetes, hipertensión arterial, cáncer, así como problemas ortopédicos y psicológicos”, explicó.
 
La experta señaló que ocurrían muchos casos en que una persona con obesidad, pero sana, es decir que no manifiesta hipertensión arterial o colesterol alto, llegaba al consultorio y no era posible cobrar la consulta porque no se reconocía a la obesidad como enfermedad, “sin embargo, ahora las aseguradoras la reconocen y es posible cobrar, principalmente por tratamientos quirúrgicos como banda gástrica o bypass gástrico”, señaló.
 
Seguro Popular y campañas informativas
Por otra parte, la maestra Pérez Lizaur, refirió que lo importante en este sentido es concentrarse en México y en la posibilidad de que en el Seguro Popular se le considere enfermedad a la obesidad, para que el equipo multidisciplinario que la atiende pueda cobrar por el tratamiento que consta de la presencia de médicos, nutriólogos y psicólogos.
 
“Lo ideal es que así se hiciera, y sería más barato pagar el tratamiento con un nutriólogo que posteriormente tener que pagar una hemodiálisis, en caso de falla renal derivada de obesidad y diabetes, por ejemplo”, explicó.
 
Respecto a las campañas informativas, la experta explicó que la lucha contra la obesidad es algo muy serio que no solamente debe tratarse desde la difusión de información, sino desde diferentes niveles, además que las campañas informativas sean “a largo plazo, permanentes, como la de Vida Suero Oral o lavarse las manos antes de comer, que tienen 30 años difundiéndose”, indicó.
 
Por ello, desde su experiencia, elaboró una serie de recomendaciones para atacar la obesidad desde los diferentes escalafones de la sociedad:
 
Meter en orden a la industria para que disminuya el contenido de grasas, sal y azúcar en sus productos, “pero no como una invitación, sino poniendo plazos para que vayan modificando sus alimentos. Debe haber una política en los portafolios de productos, por eso se habla de poner un impuesto a las bebidas gaseosas, por ejemplo, porque se ha demostrado que de esa manera se reduce su consumo”.
 
Crear mejores espacios públicos para que los jóvenes realicen actividad física, “así como se construyen enormes fraccionamientos, se deberían construir parques para invitar a la gente a hacer ejercicio”.
Que las empresas promuevan la buena alimentación entre sus empleados. “Ya hay una ley para que las empresas puedan deducir el costo de los alimentos de sus trabajadores”, indicó.
Facilitar disponibilidad de frutas y verduras, a precios accesibles, en comunidades y estados alejados de la modernidad.
 
Dentro y fuera de la familia, porque “ésta es responsable de lo que comen sus hijos, de la actividad física que realizan y las horas que pasan frente al televisor”. A nivel individual es importante hacer un examen de conciencia y saber si queremos o no cambiar nuestra conducta alimenticia y dejar de lado el sedentarismo”.
 
Factor psicológico
Finalmente, explicó que ser obeso es cuestión de tiempo, “la gente se vuelve obesa en mucho tiempo, no es como cuando te da gripa o varicela, cuando engordamos lo hacemos lentamente y vamos acostumbrándonos a que la talla de nuestra ropa cada vez es más grande, y eso se va apreciando como parte de uno mismo”, señaló.
 
Explicó también que hay estudios de antropología de la obesidad que revelan que la sociedad no la concibe como un problema, porque no hay percepción de lo que es tener sobrepeso y obesidad, “por ello es importante comenzar a desarrollar el concepto, para que las personas entiendan cuáles son los riesgos”, señaló.
 
Para concluir, manifestó que afirmar que la obesidad es contagiosa no es algo aventurado ni fuera de contexto, “porque en una familia, por ejemplo, es muy raro ver a una persona con obesidad únicamente”, y refirió que la obesidad depende también de un factor sociológico y psicológico muy importante.

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: