Obesidad, tan preocupante como el hambre: ONU

La ONU ha publicado un informe en donde denota que la obesidad mata muchas más personas que el hambre, y pide política para atacarla.

06/03/2012 5:40
AA

La ONU ha indicado pro muchos años que la desnutrición es un grave problema mundial, y por el que mueren millones de personas cada año en todo el mundo, sin embargo, hoy por hoy, la obesidad y el sobrepeso se han convertido en un problema aún mayor, pues tres millones también mueren por exceso de peso.

El informe de la ONU que se acaba de presentar en Ginebra, indica que las muertes por obesidad, en contraste con las muertes por desnutrición sólo indican que el panorama alimenticio está muy desequilibrado y en ninguno de los casos es correcto, enuncia: “el sistema es una receta para vidas poco sanas”.

El documento culpa tanto a las empresas que venden productos poco sanos por haber optado en enriquecerlos en grasas y azúcares, impidiendo que las personas prefieran los alimentos del campo como frutas y verduras, y por lo tanto reduciendo los salarios de los campesinos, mientras que por su parte, los gobiernos han sido “regañados”, por impedir a la población que goce de su derecho para tener una alimentación adecuada basada en derechos humanos, siendo que es responsabilidad del gobierno garantizarla.

De acuerdo con Oliver de Schutter, relator especial de la ONU para la alimentación, “la obesidad mata a más personas que el hambre”, por ello hace hincapié en que debe darse más importancia a la alimentación tradicional porque el problema de los productos industrializados ha dejado de ser de los ricos y se ha convertido rápidamente en un gran problema para los países en vías de desarrollo.

El relator además indicó que la obesidad ha traído consigo un alza del 10% en enfermedades ligadas a dietas poco saludables

El informe además señala que en las últimas décadas la producción agraria no ha aumentado, porque los países en vías de desarrollo están optando por otro tipo de productos que les brindan una ingesta mucho mayor de calorías al día.

El aporte de calorías, según Schutter han venido principalmente de la carne, el azúcar y el aceite en lugar de provenir de otras sustancias más aconsejables como las legumbres, la fruta y las verduras. Y esto ha malgastado algunos sistemas de producción local que no han podido competir con los enormes subsidios que reciben las materias primas menos saludables.

Después de encontrar el problema, planteó soluciones para que los gobiernos y las empresas pongan estos puntos entre sus prioridades, evitando el incentivo a dietas ricas alimentos elaborados.

Pero no solo eso, sino que enfatiza que es necesario adaptar las legislaciones para la comercialización de ciertos productos como los polvos que sustituyen la leche materna, que evita la lactancia natural. Para ese punto pide que las empresas no publiciten ni promocionen ese tipo de productos.

Asimismo señala que debe prohibirse a los niños la exposición a publicidad sobre refrescos y bebidas azucaradas. Pero más que tratar de evadir la publicidad, la ONU recomienda que se grave con impuestos extras a los productos dañinos para la salud, y con ese dinero se promueva el consumo de frutas y verduras, así como información sobre el beneficio de preferir este tipo de productos.

En el ámbito de la producción, las recomendaciones se centran en mejorar el apoyo a los agricultores a través de incentivos fiscales y “asegurar una infraestructura adecuada que conecte a los productores locales con los consumidores urbanos”. En ese terreno, el documento insta a las compañías a garantizar “que los trabajadores reciben salarios dignos y que los productores perciben precios justos por sus productos”. De esa forma se preservan las cadenas alimentarias locales.

Con las conclusiones de este trabajo, el relator especial para la alimentación pretende dirigirse, entre otras, a las autoridades europeas para que las tengan en cuenta en la próxima reforma de la política agraria común. De Schutter valora los cambios de este proyecto, pero lamenta que aún no recoja la perspectiva de las disfunciones alimentarias. (Con información de El País)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: