Obesidad y sedentarismo, pueden formar várices

Un cambio en el curso de la sangre a causa de un mal funcionamiento en la vena puede provocar inflamaciones en las piernas.

27/05/2013 6:08
AA
Las várices son dilataciones que ocurren en las venas de las piernas debido a cambios en las paredes venosas, que provocan que la sangre cambie su dirección, generando molestia y dolor, dijo a SUMEDICO el doctor Ignacio Escotto (*), angiólogo del Hospital Médica Sur.
 
“A este fenómeno provocado por el cambio en el sentido de la sangre se le llama reflujo, y puede presentarse principalmente en personas que hayan sobrepasado los 30 años de edad”, explicó el médico, y señaló también que aún cuando esto puede ocurrir en hombre y mujeres, la incidencia se inclina más hacia ellas.
 
Entre los principales factores de riesgo para que aparezcan várices se encuentran:
  • Ser mujer, debido a los cambios hormonales, los cuales están relacionados con inflamación de las venas
  • Estar sentado o de pie mucho tiempo, en la misma posición
  • Tener sobrepeso u obesidad
  • Estar en ambientes cálidos que favorecen la inflamación de las venas
El especialista señaló que la prevención de este problema de salud es simple, ya que tiene que ver, en la mayoría de los casos, con hábitos de la persona, “por eso, cuando vamos a tratar un caso de várices intentamos modificar algunos hábitos del paciente, fomentamos la actividad física y que se mantenga con un peso saludable de acuerdo con su constitución física”, explicó.
 
Añadió que en caso de que un paciente deba estar en la misma posición durante mucho tiempo, a causa de su trabajo, es posible ayudarlo con medias de contención, las cuales impiden que se inflamen las venas.
 
Coágulos y trombos
El problema viene cuando el paciente no se trata, ya que, “como se invierte el flujo de la sangre, también baja la velocidad de la circulación en las venas, y esto puede propiciar la formación de coágulos o trombos que pueden expandirse hacia el sistema venoso profundo, además de causar dolor que genera molestia en las actividades diarias y, mientras más se encuentren en etapas más avanzadas, pueden causar úlceras en las partes afectadas de las piernas”, explicó el doctor.
 
Como el especialista señaló anteriormente, el tratamiento inicial es a base de “higiene venosa”, evitando los jacuzzis y duchas calientes, “y si de esa manera sigue manifestándose el problema, se le recetan medicamentos que ayudan a reducir la inflamación de las venas, o bien se les somete a una cirugía poco invasiva, que puede ser, inclusive, deambulatoria, a diferencia de las cirugías anteriores”, concluyó.
 
(*) Dr. Ignacio Escotto
Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular
Clínica Vascular del Hospital Médica Sur
iescott@hotmail.com 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: