Ong's piden a SE no privilegiar “chatarra”

Organismos ciudadanos y Canacintra, argumentan a SUMEDICO sus posturas respecto a la comida, cuya venta será restringida en escuelas.

14/06/2010 10:19
AA

Las organizaciones sociales reconocen su preocupación ante la posibilidad de que la Secretaría de Economía pueda privilegiar a la industria “chatarra”, en el marco del análisis que realiza la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) respecto al costo-beneficio del anteproyecto de los Lineamientos Generales para el Expendio y Distribución de Alimentos y Bebidas en los Establecimientos de Consumo Escolar.

En entrevista con SUMEDICO, Alejandro Calvillo, presidente de El Poder del Consumidor, detalló que Cofemer depende de la Secretaría de Economía y, por ende, ésta es la que tiene la autoridad para determinar oficialmente qué tan benéficos son dichos lineamientos; en tanto, los industriales de la alimentación han argumentado que al ver disminuidos sus márgenes de venta, será obligado disminuir sus plazas laborales.

“La atención se centra en la Secretaría de Economía, vamos a ver si privilegia la salud pública, frente a los intereses privados. Hay que ver cuánto cuesta la posible pérdida de trabajos -en la industria de alimentos procesados-, pero yo creo que el balance es positivo, porque si se permite que abastezcan a las escuelas productores de alimentos locales y regionales, se van a generar más fuentes de empleo de las que se pueden perder”, acotó Calvillo.

Además, la obesidad junto con las enfermedades colaterales que conlleva, como la diabetes, infartos e hipertensión, han provocado una severa presión en el financiamiento al sistema de Salud.

“No es que vaya a llegar el momento en que ya no haya recursos para atender a las personas con estas enfermedades, es que en este momento ya no hay recursos; el 8 por ciento de la población mexicana es diabética, entonces los candidatos a tener diálisis son muchísimos y esto no lo cubre el Seguro Popular, de ahí el interés social en que haya una mayor presencia de frutas y verduras en las escuelas, cuyo consumo se ha disminuido en 40 por ciento entre la población en general, así como más alimentos integrales, queremos ver un proceso en que la alimentación sea nuevamente sana para la población”.

Las organizaciones no gubernamentales hemos respaldado los lineamientos elaborados por la Secretaría de Salud, pero “no metemos las manos al fuego, nos preocupa que quede en la Secretaría de Economía la decisión final”, subrayó el representante esta ONG.

Además, Calvillo reprochó que organismos empresariales, como la Cámara Nacional para la Industria de la Transformación (Canacintra), haya impulsado una férrea defensa de las frituras que concentran más de la mitad de grasas que se ingieren, o de los refrescos que provocan un consumo al máximo recomendable de azúcar, “estas son las bombas que han estado vendiendo al interior de los centros escolares” y las cuales han impulsado la obesidad junto con enfermedades colaterales.

Finalmente, Alejandro Calvillo se pronunció porque todos los sectores de la población, incluso los industriales, apoyen las acciones necesarias para que en este sexenio sea efectivo el combate a la obesidad, “si la industria quiere seguir en el entorno, compitiendo, que lo haga pero con buenos alimentos, no con productos adictivos (…) está totalmente comprobado por estudios científicos que las grasas, sales, azúcares provocan angustia en los niños, por eso se debe reeducar el paladar con alimentos saludables” .

Sin pastelillos y refrescos, se perjudica a los más pobres: Canacintra

Mientras, la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) ha advertido que solicitará a la Cofemer su intervención frente a la Secretaría de Salud, para que se modifiquen los lineamientos de venta de comida en las escuelas, pues a decir de los industriales, productos como los refrescos son indispensables para que la población pobre del país tenga acceso a calorías.

Además, consideran que no son suficientes tres años para que las empresas de la llamada comida “chatarra” puedan modificar el contenido de grasas, azúcares y sodio de sus productos, como tampoco las etiquetas y bolsas de empaque.

En entrevista con SUMEDICO, Pedro García, vicepresidente de la Comisión de Alimentos de la Canacintra, indicó que esta y otras cámaras realizarán la evaluación del anteproyecto presentado por las secretarías de Salud y Educación, a fin de exponer sus puntos de vista ante la Cofemer: “primero, si se puede cumplir con los cambios; dos, si la ingesta corresponde igual para el Distrito Federal, el Norte del país o el Sureste, donde hay una cantidad de población importante, pero que son las zonas de menores ingresos en el país”.

El proceso es largo, dicen empresarios

Para Pedro García no es grave que bebidas embotelladas tengan alto contenido de azúcares y edulcolorantes, y argumenta: “La compra y venta de refrescos en este país va más allá de si es bueno o malo, hay gente de escasos ingresos que ve en el refresco la única salida para tener una aportación calórica, entonces no es que sea sano o no, si no tiene posibilidades de otra cosa”.

Bajo estos argumentos, se proponen analizar también si es posible sustituir, en cantidad y precio, productos industrializados como pastelillos y frituras, entre otros, con alimentos naturales: “Estamos evaluando la oferta de frutas y verduras, porque no es lo mismo conseguir verdura en el centro del país o en estados que lo producen y es otra cosa en el norte, donde el precio de la fruta es distinto al de los estados productores y la oferta es diferente”.

En cuanto al rechazo en los tiempos establecidos para que productos cambien sus contenidos, García argumentó: “Cualquier modificación a los alimentos, para quitarles grasas, sodio, azúcar y otras cosas, significa un replanteamiento del producto, etiquetas nuevas, empaques nuevos, y sobre todo habrá empresas, medianas, pequeñas y micros, que van a necesitar un tiempo para adecuarse (…) Las grandes empresas tiene un ciclo más rápido que una pequeña empresa que hace botanas o un pequeño productor de leche, lo que no nos damos cuenta es que esto impacta más a nivel local y regional, y las empresas locales son muy importantes con las cooperativas.

Piden industriales ser tomados en cuenta

Y pese a las cifras que advierten que México ocupa primer lugar en obesidad infantil, por lo que sus niños pueden estar condenados a enfrentar enfermedades graves, como diabetes, hipertensión y males cardiovasculares, Canacintra considera que se requiere atender las evaluaciones de los industriales.

“Un estudio y una posición en donde tratamos de darle una dimensión social a este problema, que hasta ahorita está solamente visto desde la visión médica”.

El representante de la industria de comida industrializada manifestó su confianza en que sean escuchados por el órgano perteneciente a la Secretaría de Economía: “Esperaríamos de la Cofemer que recoja nuestras opiniones y posiciones, y que le diga a Salud: tome en cuenta a estos señores y ver la situación real de ciertos industriales, pequeños y medianos”.

Aseguró que la cámara industrial no se opone a la lucha contra la obesidad y el sobrepeso, sino a la forma en que actuó la Secretaría de Salud, pues, afirma, las pláticas con los industriales se realizaron durante dos años, y no en tres como se dijo.

“Tenemos que cambiar la forma de alimentarse de 110 millones de mexicanos, no es un asunto menor (…) Nosotros lo que queremos es acercarnos con ellos y saber qué exactamente, qué es lo que quieren, qué es lo que necesitan y cooperar”, concluyó Pedro García.

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: