publicidad

Otros

Ante divorcio, muestra amor a los hijos

Si se sienten abandonados por los padres, los hijos pueden interpretar que no sob lo suficientemente buenos, advierte psicóloga.

  • 14/03/2012
  • 12:20 hrs.

Cuando una pareja con hijos se divorcia, “el miedo más grande de los niños es el de perder el amor de alguno de sus padres. La falta de una presencia consistente, atenta a sus necesidades, puede resultarles abrumadora porque les confirma ese temor” dijeron a SUMEDICO la psicóloga Silvia Salinas (*) y Ana Tempelsman, autoras del libro Los hijos en medio, quienes pasaron por el proceso de divorcio, Silvia como esposa y Ana como hija.

Muchas veces, debido a la crisis que están transitando, las personas que se separan se desconectan de las necesidades de sus hijos, pero “cuando un padre abandona a un hijo, éste puede interpretar que no es lo suficientemente querible, que hay algo malo en él. Por lo que su identidad en desarrollo se ve afectada y esto puede acarrearle muchos problemas futuros. Porque frente a un abandono, es común que los hijos interpreten que no son lo suficientemente buenos” opinan las autoras.

“Ser padre o madre supone un esfuerzo por mantenerse ahí, manifestando a los hijos un amor incondicional”, explicaron Ana y Silvia, en una entrevista vía correo electrónico.

Sin embargo, también afirmaron que para convivir no necesariamente deben vivir bajo el mismo techo para seguir en comunicación y contactados, pues la tecnología permite hacer llamadas telefónicas, mandar correos electrónicos o incluso entablar videoconferencias.

Además los padres e hijos pueden compartir hobbies, ver un partido o una telenovela, sólo es cuestión de saberse hacer presentes con sus hijos.

No todos los divorcios son iguales, afirmó Silvia, y antes, durante y después de una separación, los padres pueden tomar decisiones y acciones que determinan el ambiente, el nivel de estrés, y los riesgos de problemas emocionales en sus hijos.

“Justamente, este libro está orientado a ayudar a la gente a tomar conciencia lo importante que resulta ayudar a los hijos en un momento tan doloroso y critico como un divorcio. Cuando uno es consciente, puede trabajar con sus emociones, su idea de justicia, y su orgullo para crear un mejor entorno para sus hijos”, afirmaron las autoras, con base en su experiencia.

¿Y las nuevas parejas?, otro problema

Algunas veces los padres después del divorcio tienen otras parejas, pero tampoco deben introducirlas tan pronto, luego de la noticia del divorcio.

De acuerdo con las autoras, es importante dar cierto tiempo para que los hijos asimilen el duelo del divorcio, y una vez que se hayan adaptado a las nuevas responsabilidades, y los padres hayan iniciado una nueva relación basada en la paternidad y no en la intimidad, es posible introducir una nueva pareja.
Las autoras creen conveniente esperar un año antes de presentarle a la nueva persona.
Sin embargo, afirman que se debe ser muy cuidadoso en que la nueva pareja no invada el tiempo de los hijos, de lo contrario se sentirán más solos y desplazados.

Con el tiempo, y si los padres se manejan con cuidado, respeto y amor, es probable que los hijos puedan desarrollar una buena relación con las nuevas parejas. 

(*) Silvia Salinas
Licenciada en psicología en la U.B.A.
Trabaja en la integración de la psicología y el camino espiritual.
Especialista en psicoterapia de parejas.
silviasalinas@fibertel.com.ar

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad