publicidad

Otros

Con neumáticos, combaten el zika

Los neumáticos tienen una tira donde el mosquito pone sus huevos, la cual se quema con fuego o etanol

  • 11/04/2016
  • 09:00 hrs.
Con el objetivo de combatir el virus de zika, un grupo de investigadores de México y Canadá, ha diseñado un sistema de bajo costo y respetuoso con el ambiente que destruye los huevos del mosquito Aedes Aegypti.

El método llamado “ovillanta”, consiste en utilizar dos secciones de 50 centímetros de neumáticos junto con una válvula para descargar una solución no tóxica a base de leche, la cual incluye una feromona del mosco y que fue formulada por la Universidad  Laurentian, Sudbury, Canadá.

Los neumáticos que se depositan en un estanque artificial, contienen una tira de madera o papel donde los mosquitos ponen sus huevos, la cual se retira dos veces por semana, se analizan y se destruyen los huevos utilizando fuego o etanol.

Durante los diez meses que duró el estudio, los investigadores Gerardo Ulibarri, de la Universidad Laurentian, Ángel Betanzos y Mireya Betanzos, del Instituto Nacional de Salud Pública de México, recogieron y destruyeron más de 18.100 huevos al mes, utilizando 84 ovillantas en la ciudad de Sayaxché, Guatemala.

Indicaron que este procedimiento es más eficaz para atraer al mosco que las trampas estándar a base de cubos de un litro, ya que observaron que durante el tiempo de prueba, no se presentaron nuevos casos de dengue en la zona, una comunidad que usualmente reporta dos o tres docenas de casos en ese periodo de tiempo.

"Decidimos utilizar neumáticos reciclados, en parte, debido a que los neumáticos ya representan hasta el 29% de los sitios de reproducción elegidos por los 'Aedes aegypti'; porque los neumáticos son un instrumento universalmente accesible en entornos de bajos recursos, y porque dar a los neumáticos viejos un nuevo crea una oportunidad para limpiar el medio ambiente local", explicó Ulibarri, el director de la investigación.

Añadió que los neumáticos representan un tercio del costo promedio para combatir larvas en los estanques naturales y sólo el 20% del costo total del ataque a insectos adultos con pesticidas, los cuales llegan a generar daños a murciélagos, libélulas y otros recursos naturales que se dedican a eliminar a los moscos.

El secreto de que el sistema funcione, se basa en el apoyo de los trabajadores de salud locales y la comunidad, quienes cuidan las ovillantas y cada semana, recogen las tiras y las llevan con los especialistas para destruirlas.

(Con información de Infosalus)

 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad