publicidad

Otros

Estable el bebé rescatado de tubería en China

Tras dos horas de intentar liberarlo, el recién nacido de 2,8 kilos se alimenta con normalidad, según informes de la autoridad.

  • 29/05/2013
  • 09:49 hrs.

Según informes de la autoridad china, el bebé que fue encontrado atorado en un inodoro el 27 de mayo se encuentra estable, y se alimenta con normalidad.

 

El recién nacido de 2,8 kilos, pudo ser liberado dos horas más tarde, después de que fuera trasladado al hospital aún atrancado en la sección de tubería, la cual medía apenas diez centímetros de diámetro.

 

Durante dichas horas, bomberos y médicos rompieron el tubo trozo a trozo para finalmente extraer al pequeño, que por fortuna sólo sufrió algunos cortes y arañazos en la cara y las extremidades.

 

El suceso generó multitud de comentarios en las principales redes sociales del país, entre ellas, Weibo (el Twitter chino), donde los ciudadanos han manifestado su asombro por lo ocurrido y se han multiplicado las ofertas de ayuda al pequeño.

 

En cuanto a cómo ocurrió, la autoridad comentó que la mujer que dio la alarma acerca de la presencia del recién nacido en la tubería en una vivienda de la provincia china de Zhejiang, reconoció ser la madre de la criatura, y que se trató de un accidente de parto.

 

La mujer soltera de 22 años, confesó dos días después del rescate, que había dado a luz al bebé en secreto en el  inodoro del bloque de viviendas en el que residía, dado a que el padre del bebé se había desentendido del embarazo.

 

Asimismo, explicó que ella no se sometió a un aborto —que es el método anticonceptivo común en China para dichos casos— porque no tenía dinero para pagarlo, por lo que mantuvo la gestación en secreto, vistiendo ropas anchas y vendandose el vientre.

 

Según su versión, el pequeño se le escurrió en el parto al salir del vientre y cayó en la tubería; así que tras intentar sacarlo, sin éxito, y temerosa de que se descubriera que ella era la madre, avisó al casero de la vivienda sobre la presencia del bebé y éste a su vez alertó a los servicios de emergencia. 

Tras la investigación y las confesiones de la madre, la Policía ha decidido tratar como un accidente y no como un hecho delictivo el caso; en cuanto al bebé, la mamá ha renunciado a hacerse cargo de la custodia del pequeño. (Con Información de El Universal)

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad